El blanqueo de capitales y el BCE

Lamentablemente con el dinero también se ha establecido una relación simplista que diferencia el bien del mal, por ejemplo, si no eres capitalista, eres comunista, sino eres republicano eres demócrata, y así, sucesivamente en todas y casi todas las áreas de la sociedad y la cultura…

Hablaremos en esta ocasión sobre el blanqueo de capitales. Por si no lo sabíais, todo el dinero que existe en este mundo es “negro”.  Me explicare disculpándome por utilizar un término que podría sonar socioculturalmente racista y, espero que la interpretación del color negro me sea disculpada, no por asociarlo a ese contexto sociocultural, sino por asociarlo al dinero.

Lamentablemente con el dinero también se ha establecido una relación simplista que diferencia el bien del mal, por ejemplo, si no eres capitalista, eres comunista, sino eres republicano eres demócrata, y así, sucesivamente en todas y casi todas las áreas de la sociedad y la cultura, que nos afectan a los seres humanos.

En cualquier caso, esta visión en concreto puede llegar a repararse si aportamos herramientas y cierta metodología para solucionar dicha situación para que de esta manera la sociedad con ciertos problemas técnicos en el sentido más monetario de la palabra no quede empecinada en esclavizarse a su más lucrativo antojo.

Siguiendo con la designación del color negro a nuestro amigo el dinero, sin llegar a ahondar demasiado en aplicaciones de planificación de la sociedad que se antojan del todo insuficientes, daremos este color única y exclusivamente este objeto solo por el interés plutócrata.

La máxima institución en Europa en lo que a plutócratas se refiere es el BCE, que dicho sea de paso, también se halla en manos privadas. Ni que decir tiene que es la maquinita más grande de fabricación de dinerito que, a través de su solida red de araña reparte por toda su red de bancos privados, con el único objetivo de atrapar a todos los países como pequeños insectos en tu red.

Quiero que me intentéis contestar a la siguiente cuestión: ¿Sabéis como se crea el dinerito? Si tenéis la firme convicción de que es el papá estado es quien lo crea y, por tanto esta auto contestación la dais como válida, os habéis equivocado. En cualquier caso, intentare sacaros de vuestro error, ya que esta institución, el BCE ha hecho su trabajo a la perfección haciendo creer a todo “bicho” viviente desinformando y a todo el personal lo que ha creído conveniente que creamos cuando a ellos les ha convenido durante mucho tiempo.

Cree la mayoría de la sociedad que, el dinero es creado por nuestros gobiernos, con excepción de unos pocos, entre los que se encuentra un servidor.  Todo el dinero que gastamos a manos llenas lo crean ciertos bancos privados con y en la forma de préstamos y estos han crecido hasta el día de hoy de manera alarmante, con el paso de los siglos, atrapando a los gobiernos a nivel mundial y saqueando los recursos de más valor de estos últimos. A esta operación se le conoce como el fraudulento proceso de Reserva Fraccionaria.

Bien, habiendo descubierto el origen y la fuente, nos resta plantearnos las siguientes cuestiones: ¿de dónde sacan estas entidades privadas los recursos económicos? Y, ¿Cómo lo hacen para manipular este tipo de expansión? Pues, la respuesta es así de simple: vía el banco central de turno, es decir que nuestros queridos gobiernos emiten felizmente deuda, bonos, etc., que esta red de bancos privados compra ávidamente pidiendo asimismo dinero prestado al banco central europeo. Es así como se crea la simiente de la primera deuda dinero. ¿Cómo podría evitarse tamaño despropósito? Que los gobiernos emitiesen dinero libre de deuda, así se sustituiría a la oferta monetaria actual.

Siguiendo con el hilo de este relato, hacemos un relevo al origen principal de todo el dinero. Entonces, si los bancos consiguen los fondos del banco central, ¿de dónde consigue el dinero el banco central? Pues de la nada. Se anota un asiento contable en los libros de cuentas y se acabo… sencillo y simple.

Debemos entender,  que la invalidez actual del sistema monetario actual es curiosa y predominantemente su propio veneno destructivo, que dicho sea de paso también es fuente de su grandioso poder, entendiendo que, básicamente es un pequeño gran defecto en su estructura de diseño. A continuación detallamos cual es este pequeño defecto:

Los bancos conceden “crédito bancario” que debe ser pagado este con intereses y, aun no teniendo la obligación de gastar los intereses que se recaudan este dinero se gasta fuera del alcance del prestatario en casinos financieros, llevando a una continua y sistémica necesidad de obtención de dinero nuevo para el crédito bancario. Más deuda con más interés adjuntado este para evitar moratorias que se colapsen de manera generalizada y se entre en una situación deflacionaria.

Digámoslo de manera que sea más entendible y llana: este dinero no se recicla en la economía real y productiva que dicho sea de paso evitarían las trampas crediticias anteriormente citadas y cuya solución será la banca pública al servicio de la ciudadanía.

Debemos tener claro que a día de hoy es un problema que la unión europea se está haciendo particularmente evidente y grande, ya que tenemos a nuestro “querido” euro en un sistema de cambio fijo, que no se permite por tanto, la expansión para así satisfacer las demandas de los casinos privados que nos gobiernan, resultando que las naciones que están adheridas a este sistema queden abrumadas por esta deuda.

Deberíamos entender que, una base publica monetariamente hablando, crearía sin interés asociado dinero libre de deuda y, que este fuera automáticamente prestado directamente la comunidad, seria sostenible y solido. Tristemente si son única y exclusivamente los gobiernos los que gastan e imprimen aumentando sin control ninguno la masa monetaria, que dicho sea de paso devalúa al mismo tiempo dicha masa el sistemas monetario, entrara en fallo.

Ni que decir tiene que, para nuestros queridos amigos, los banqueros es un buen sistema, ya que les ha permitido establecer de esta manera un absoluto control. Por tanto, el objetivo final de todo este embrollo no es otro que el de crear un sistema  de control financiero que quede en manos privadas, siendo capaz este de dominar sin problemas el sistema político de los países y por tanto, la economía a nivel mundial.

Esto último lo han conseguido vía instituciones privadas como el BM (Banco Mundial) o el Banco Internacional de Pagos (BIS) y, el Fondo Monetario Internacional) FMI,  que dicho se ha de paso son meras extensiones de los bancos centrales.

Tenemos la pirámide creada. En la parte superior de la misma esta el banco de pagos internacionales con sede en Basilea, Suiza,  de propiedad privada, por supuesto y, controlado por todos los bancos centrales del mundo que estos a su vez no son otra cosa que conglomerados de empresas bancarias privadas.

Debemos tener claro que, desde su fundación, estos bancos centrales han tratado de dominar a sus respectivos gobiernos controlando así todos los préstamos del tesoro. Un ingeniosa trampa que interesantemente está llegando a su fin, y que de paso podríamos evitar denunciando al banco central europeo y todos sus sucedáneos por blanqueo de capitales.

Entendiendo toda esta cadena manipulada de dinero en donde la “Bancleptocracia” recibe del banco central sus principales depósitos y que, este a su vez lo crea de la nada, llegamos a la conclusión de que todo el dinero circulante a día de hoy es de origen “negro” o dicho de otra manera ilegal o ilícito.

Me reitero una vez más en disculparme por atribuir este color a la procedencia de este dinero y por hacer esta asociación. Partiendo de la lógica aplastante de “Barrio Sésamo” y amparados en la legalidad vigente, si, todo el dinero existente en la actualidad es “negro” es decir ilegal, introducir a este en el sistema monetario seria blanqueo, por tanto, se estaría produciendo una situación ilegal y, no entendiendo mucho de leyes, pero la aplicación de blanqueo de capitales la definiríamos como:

“…Es una actividad ilegal que consiste en disimular el origen de fondos procedentes de actividades ilícitas o de naturaleza criminal…”

“…Es aquella operación a través de la cual el dinero de origen siempre ilícito es invertido, ocultado, sustituido o transformado y restituido a los circuitos económicos legales, incorporándose a cualquier tipo de negocio como si se hubiera obtenido de forma lícita…”

“…Darle la apariencia de legalidad y permitir así al delincuente disfrutarlo sin ser descubierto: el que blanquea dinero procedente de un delito ayuda por tanto al delincuente a aprovecharse plenamente del producto de su infracción…”

 No nos quepa la menor duda, el fraudulento sistema monetario actual es una organización criminal integrada por delincuentes que emiten y crean dinero ilícito en aras de expropiar todos los recursos gratuitos del planeta a cambio de nada, y, esclavizar a toda la humanidad a su más lucrativo antojo.

 Sra. Justicia, arrestemos al Mario Draghi.

Deja un comentario