TOMA DE DECISIONES

La toma de decisiones: Los procesos

13 Jul , 2014  

La toma de decisiones efectiva implica que puedes hacer que las cosas sucedan, en vez de dejar que éstas simplemente ocurran por si solas. La toma de decisiones es un proceso que se requiere en cualquier actividad, cualquier situación o problema, desde los mas simples hasta los mas complejos. 

Un buen gerente se caracteriza porque toma decisiones que guían los eventos y las acciones hacia un curso planificado no dejando que las cosas ocurran por azar.

El Desarrollo del  arte de la Toma de Decisiones no solo es tomar una decisión no es algo que se hace simplemente por hábito sino que requiere del pensamiento consciente. La vida consiste en una serie de decisiones , y cada una es diferente a las otras porque cada experiencia es diferente.

La mayoría de las decisiones son hechas en serie se hace algo y luego eso nos lleva a otra acción. Con frecuencia el tomar una decisión no resuelve nada sino que nos lleva a la posición de tener que tomar otra decisión más.

Tomar una decisión implica hacer una reflexión y seleccionar de entre diferentes alternativas. Todas las decisiones tienen inherentes ciertas insatisfacciones y conflictos. Lo malo debe ser aceptado junto con lo bueno. Las tomas de decisiones exitosas son aquellas cuyas excelencias proveen satisfacciones que sobrepasan las insatisfacciones inherentes a la decisión.

Los pasos en la toma de decisiones tal y como se aplican a la gerencia de recursos individuales son:
1. Reconoce el problema: El proceso de toma de decisiones comienza reconociendo que existe un problema: algo tiene que ser cambiado en la situación actual y hay posibilidades de mejorarla. Generalmente los grandes problemas deben ser sub-divididos en componentes mas pequeños y fáciles de manejar.
2. Analiza el problema: Una vez que el problema ha sido identificado, se hace necesario el estudio cuidadoso del mismo con la finalidad de encontrar lo que lo está causando. Para ésto es necesario ser lo mas específico posible.
3. Considera tus metas: Considera la o las metas que desees alcanzar. Las metas que escoges están influenciadas por los valores que tienes lo que es importante para ti. Tener consciencia de tus valores y de las prioridades que éstos mueven te ayudará a ver más claramente lo que realmente deseas. Con frecuencia, las decisiones que se toman sin incorporar este aspecto no son puestas en acción pues aunque son las que convienen, no son las que se desean.
4. Busca alternativas: Piensa y busca tantas alternativas prácticas como sea posible. En la mayoría de los casos no es factible explorar todas las posibilidades debido al factor tiempo y costo. Sin embargo, busca mas alternativas o posibilidades que las obvias o las habituales. Si la decisión es muy importante en términos humanos o financieros será de mucho mas valor invertir mas tiempo y esfuerzo en buscar una solución o en hacer una elección.
Analiza los recursos que requiere cada curso de acción alternativo. ¿Cuánto tiempo, dinero, destrezas, energía u otros recursos necesarios poseo para llevar a cabo la decisión? ¿Alguna de las alternativas requiere de menos recursos? Debes comparar también los beneficios esperados de tu selección. No siempre tiene sentido escoger el producto mas barato o la actividad de mas bajo costo si los resultados también van a ser de baja calidad.
5. Selecciona la mejor alternativa: Después de ver cuidadosamente cada alternativa, selecciona la mejor. Ten en mente los valores que son importantes para ti, las metas para las cuales estas trabajando y los recursos con los que tienes que trabajar. Es posible que ninguna de las opciones aparentemente disponibles sea aceptable. Si no hay una alternativa satisfactoria ninguna que pueda ser la mejor entonces quizá puedas crear una nueva alternativa por compromiso o por combinación de algunas de las ideas que tengas.
 
Ocasionalmente se debe tomar la decisión de posponer la acción con la finalidad de buscar mas información, pero no deseches una opción porque ésta no sea la respuesta perfecta.
6. Pon tu decisión en acción: La toma de decisiones no termina con la selección de la mejor alternativa. Debes poner tu decisión en acción. Usualmente las personas llevan a cabo las acciones necesarias para ejecutar su decisión. Otras veces, sin embargo, hay que generar la acción de un grupo. Si todos los involucrados en la ejecución estuvieron involucrados en la toma de la decisión, estarán más dispuestos a ayudar a su implementación.
Muchas de las decisiones, quizá la mayoría, no resuelven directamente un problema sino que te ponen en la posición de tener que tomar decisiones adicionales que te acercan a tu meta. Una decisión central implica una serie de decisiones adicionales. Esto es lo que se llama decisiones en cadena. Es lo que comúnmente se conoce como “una cosa lleva a la otra”. Cada decisión es directamente dependiente de una exigencia anterior.
7. Acepta la responsabilidad: Después que tomas una decisión, necesitas aceptar la responsabilidad y las consecuencias de haberla tomado. Debes estar dispuesto a vivir con ella o tomar otra decisión para cambiar la dirección tomada. La mayoría de las decisiones se toman sin tener toda la información que quisieras tener, o sin los recursos que realmente necesitas. No temas tomar decisiones por el solo hecho de tener que revisarlas después, pues la revisión es parte del proceso. Todas las decisiones tienen que ser revisadas.
 
 8. Evalúa los resultados: El producto o resultado de tu decisión debe ser evaluado regularmente para determinar su efectividad.
Usa hábitos ñara reducir el tiempo en el proceso de toma de decisiones. Por ejemplo, no necesitas pasar mucho tiempo decidiendo que goma de mascar comprar. Muchas de las decisiones de compra y algunas de las decisiones gerenciales pueden ser hechas como rutina hasta que la situación cambia.
 
 Mejora tu Toma de Decisiones
Puedes mejorar tus habilidades en la toma de decisiones si:
-Tienes consciencia de tus valores y los de tu familia, las condiciones que apoyan esos valores y las opciones que están disponibles. Estudia las situaciones cuidadosamente de manera que puedas reconocer más claramente las causas y efectos de tus acciones. Las decisiones que crean conflictos son difíciles de llevar a cabo.
– Desarrolla sensibilidad hacia las respuestas individuales de las personas afectadas por tus decisiones. Las personalidades difieren y un buen gerente esta consciente de la clase e intensidad del impacto que sus decisiones tienen en las personas como individuos.
– Se objetivo al analizar el problema que requiere de una decisión. Evita tomar decisiones cuando estás cansado, molesto o bajo estrés intenso. Reconoce tus emociones y estipula cuánto de ellas te lleva a la decisión en cuestión. Se objetivo y específico. Focalizate en el problema.
– Sigue estas recomendaciones. Si una decisión es reversible, entonces decide rápido. Practica tomar decisiones rápidas cuando el resultado sólo implica cambios pequeños. Si una decisión no es reversible, invierte tiempo para considerar cuidadosamente las alternativas. Consulta con tu almohada.

La Toma de Decisiones en Acción
Identifica el problema
Establece una meta
Fija el estándard deseado
Evalúa tus recursos
Define tus alternativas
determina tu mejor alternativa
prioriza tus acciones
Haz las revisiones necesarias
¡LLEVA A CABO TU PLAN!
 
Decisiones referentes a los recursos
La toma de decisiones en la gerencia de recursos se focaliza en dos áreas principales de interés – desarrollo de recursos y distribución de recursos. Cuando las clases de recursos que posee un individuo o grupo son insuficientes para asegurar el logro de la meta, se hace necesario tomar decisiones para lograr recursos adicionales. Cuando se persiguen muchas metas y los recursos para alcanzarlas son limitados en cantidad, calidad o tipo, se requiere entonces de decisiones para distribuír los recursos disponibles. Estas decisiones pueden ser:
– Decisiones sociales: Las decisiones sociales son aquellas que seleccionan y ordenan las metas por prioridad, son decisiones que determinan cuál de los recursos disponibles por un grupo son relevantes para la situación. Las decisiones sociales implican conflictos entre diferentes metas, valores, estándares los cuales requieren de la mediación e integración de miembros del grupo.
– Decisiones de distribución: Una búsqueda de las maneras más productivas de distribuír los recursos es entre sus usos alternativos implica decisiones distributivas. Aquí es donde el concepto básico de economía entra en acción para la toma de decisiones. Cuando las metas han sido establecidas y los recursos son limitados, las decisiones que tienen que ver con la distribución de esos recursos para el logro de las metas, son decisiones económicas.
– Decisiones Técnicas: Estas dan respuesta a las preguntas de qué, cuándo, quién, cómo y por qué en relación a una tarea determinada o a un grupo completo de tareas hechas armónica y eficientemente. Una vez que los recursos están comprometidos en el logro de una meta determinada, decidir cuál es la manera mas eficiente de usar esos recursos es una decisión técnica.
– Decisiones de coordinación-interacción: Estas son decisiones tales como:
 
¿Cuál es la mejor manera de comunicarme con el grupo?
¿Qué información es necesaria para tomar decisiones de grupo y cómo la nueva información puede ser obtenida?
¿Cuál es el criterio para evaluar?
¿Cuáles son las responsabilidades de los miembros del grupo en el proceso de toma de decisiones?
¿Cuáles son las maneras de motivar al grupo para que lleven a cabo la función respectiva?
Estas categorías de decisiones demuestran como se pueden tomar decisiones de manera interrelacionada e interdependiente. Considera el caso de un grupo familiar en el que la madre tenga que trabajar fuera de casa. Ella tiene ciertos estándares que quiere mantener en la fluidez de operaciones y apariencia del hogar.

también cree que sus hijos deben aprender algunos de las destrezas básicas para manejar una casa pero los hijos no están altamente motivados a manejar tales destrezas. Si esta madre de familia quiere alcanzar un nivel satisfactorio de operación, ella y su familia deben estar involucrados en muchas decisiones para genreciar el hogar. Necesitaran decidir tales cosas como que es lo que hace a un hogar operar fluidamente, que limitaciones se imponen al role tradicional de jefe de familia cuando ésta trabaja fuera de la casa. también deben decidir los horarios dela rutina del hogar, preparación de las comidas, las responsabilidades que cada miembro debe asumir, quien supervisa a los niños y que hacer en caso de emergencias.

Cada fase del ciclo de vida familiar tiene sus problemas particulares que requieren de decisiones gerenciales.
 
Toma de Decisiones en Acción
 
1. Identifica el problema que necesita ser resuelto
Decide que meta quieres lograr
¿Cómo vas a determinar cuando tu tarea esta terminada a satisfacción? En otras palabras, ¿Cuál es el estándard para esta meta?
¿Que recursos necesitarás para alcanzar esta meta?
¿Qué alternativas tienes para alcanzar esta meta?
¿Cuál alternativa te ofrece el mejor curso de acción?
¿En que orden sería mejor organizar tus acciones?
¿Necesitas hacer alguna revisión?
Lleva a cabo tu plan.
Un Marco para la Toma de Decisiones éticas
La ética o la moralidad plantea la pregunta de cómo actuar y cómo vivir. Pregunta “¿De acuerdo a que estándares son las acciones correctas o incorrectas?”, “¿Qué características (como la honestidad, la compasión, la justicia) son necesarias para vivir una vida verdaderamente humana?”, “¿Qué intereses o grupo usualmente minimizamos o ignoramos y por qué?” Admitir nuestra ceguera es el comienzo de la visión.
Reconoce el trasfondo moral:
¿Hay algo que está mal en términos personales, interpersonales o sociales?
¿Hay algún conflicto que pueda ser dañino para la gente, los animales, las instituciones o la sociedad?
¿El problema tiene más implicaciones que las meramente legales o constitucionales? ¿Qué le hace a las personas que tienen dignidad, derechos y esperanzas para una vida mejor en sociedad?

2. Recaba los hechos:
¿Cuáles son los hechos relevantes de este caso?
¿Qué individuos o grupos tienen mayores riesgos que correr?
¿Cuál es el riesgo para cada uno?
¿Corren algunos mayores riesgos por poseer alguna desventaja (por ejemplo, la incapacidad física) o porque tenemos una obligación especial para con ellos?
¿Hay personas en riesgo además de aquellas involucradas en la decisión?
¿Cuáles son las opciones para actuar?
¿Han sido consultadas las personas o los grupos involucrados en la decisión?
Si enseñaras tu lista de opciones a alguien a quien respetas, ¿qué diría esta persona?

3. Evalúa las acciones alternativas desde varias perspectivas éticas:
¿Qué opción producirá el mayor beneficio y el menor daño?
¿Qué opción respeta los derechos y la dignidad de los involucrados?
Aún si no todo el mundo obtiene lo que desea, ¿serán tratados todos con justicia?
¿Qué opciones permitirán la profundización o desarrollo de las virtudes que valoramos como individuos, como profesionales, como sociedad?
4. Toma la decisión:
Considerando las perspectivas anteriores, ¿cuál de las opciones es la correcta?
 
5. Actúa, y evalúa tu decisión:
¿Cómo resultó todo para aquellos involucrados?
Si tuvieras que hacerlo todo otra vez, ¿qué harías diferente?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *