Alegría en creatividad empresarial

El otro día, como tengo por costumbre desde hace varios años, desayuné con uno de los miembros de la junta directiva de una compañía. El estaba bastante preocupado por la erosión de la moral y el bajo rendimiento de sus empleados.

El otro día, como tengo por costumbre desde hace varios años, desayuné con uno de los miembros de la junta directiva de una compañía. El estaba bastante preocupado por la erosión de la moral y el bajo rendimiento de sus empleados. El caso es que durante dos años, los empleados de esta empresa habían observado un aumento de la cifra y volumen de negocios que se estaban llevando a cabo, lo que provocó un aumento del absentismo y reducción de la productividad. Este directivo estaba preocupado por el bienestar de sus empleados, ya que estos por causa del aumento del volumen de trabajo estaban en la empresa más tiempo del estrictamente recomendado.

Mi amigo, me comentaba que en los últimos dos años se habían concentrado más funciones en la sede con el objetivo de lograr “economías de escala, estandarizar métodos y procedimientos”. El personal participó activamente en la toma de decisiones de muy bajo nivel. Pero los empleados podían ver los beneficios de actuar o participar en la aplicación de otras soluciones dentro de la empresa trabajando de otra manera o, aportando otro tipo de soluciones que eran viables en su ejecución, pero sus opiniones no eran tenidas en cuenta y, por tanto hubo que irremediablemente dedicar más y más tiempo y recursos de lo aconsejable en aportar soluciones a sus equipos y sus clientes.

Sin embargo, la moral llegó al límite
Analizando detenidamente la situación actual de la empresa y, mirando más de cerca algunos procesos y procedimientos, descubrimos que este problema no solo era un hecho aislado, sino que se había extendido a la Junta de Gobierno incluyendo comunicaciones internas y externas, central y marketing. En la sede de la empresa también se agruparon las secciones de los empleados cuyas funciones se relacionan con la mejora continua. Por lo que también la empresa tuvo que acometer ampliaciones con un centro de I + D.

La dirección sin darse cuenta y, prácticamente de la noche a la mañana y sin ninguna mala intención, vieron privados a los equipos de trabajo de una serie de oportunidades para ser mas creativos e innovadores, lo que hubiera implicado que algunas soluciones empresariales se hubieran establecido en la organización mas rápidamente a un menor coste económico, de tiempo y operativo.

Para mí, el acto de crear es uno de los que proporcionan la mayor felicidad para el ser humano. Cuando creamos, pensamos que es escuchar a nuestra intuición, compartimos el talento, la visión… Crear es permitir que parte de nosotros mismos que va a nacer contribuya a la evolución de la empresa. Crear también da cierto poder y aumenta el sentido de responsabilidad dentro de la organización. No solo a nivel individual, sino a nivel de grupos o departamentos.

Esta más que comprobado que este tipo de situaciones cuando se aplica en un contexto profesional, lo que tanto las personas como el conjunto de secciones de una empresa logra y crean por ellos mismos siempre se hace bajo un tinte de motivación distinto que si fuera impuesto y ordenado erróneamente. Lo que nosotros mismos creamos, si lo hacemos motivados por una creatividad bien entendida siempre y por regla general nos parece a todos genial y, por lo tanto mejor.

¿Que ha ocurrido en esta empresa? Al centralizar algunas funciones, los líderes de equipo quedaron neutralizados y, el gran potencial para la felicidad dentro de los equipos y, por consiguiente en la empresa se vieron seriamente comprometidos. En resumen, en la oficina central, se reaccionó a tiempo y otros servicios y secciones fueron ejecutados con éxito. Cuando pienso que esta empresa tuvo que gastar una fortuna para desarrollar programas de reconocimiento para involucrar empleados y departamentos que sin embargo, si hubieran prestado atención a tiempo a sus espacios creativos, todos los objetivos de expansión de la organización se hubieran permitido lograr este objetivo mucho antes.

Cuando queremos cambiar las cosas, generalmente nos fijamos en lo que se ganará sin preocuparse demasiado acerca de lo que se puede perder al aplicarse una solución en concreto.

En dicha empresa, y por un espacio de tiempo que fue mucho mas allá de unos meses, “las economías de escala” se convirtieron en “deseconomías de escala”. Todo fueron “problemas”. Pero ¿para quién? ¿Por Qué? ¿Era tan importante? ¿Así, fue útil?

Conclusión: No retires tiempo a tus equipos para intercambiar ideas, inventar y ser creativos. Las oportunidades para expresar la creatividad dentro de una empresa, nunca pueden hacer daño a la coherencia o la unidad dentro de una organización. Este directivo me permitió hacerle ver lo importante que es entender a los seres humanos y lo que los impulsa.

Para comprender lo que los hacia felices  estos fueron escuchados y, en la mayoría de las situaciones sus ruegos y consejos fueron atendidos por ser estos de fácil aplicación como grandes soluciones dentro de la organización. Por tanto estos paulatinamente aumentaron su rendimiento y por consiguiente, más allá de salarios y beneficios le dije a mi amigo: “Nunca olvides: ¡la capacidad de crear y ser escuchado dentro de una empresa es un poderoso beneficio social y un gran incentivo laboral!”

Si vas a centralizar ciertas funciones en tu empresa, asegúrate de evaluar el posible impacto de esa medida. Y si decides centralizar la creación y, la planificación de un gran presupuesto para movilizar de nuevo a los equipos se sentirán desmotivados si no les haces participes de la decisión y, la posible toma de decisiones además de participar en la consecución con éxito del proyecto aportando diferentes soluciones.

Mi amigo revisó su trabajo a la luz de esta reflexión. Entendió que hay espacio para multiplicar los espacios de creación o creatividad, estos “espacios de felicidad” dentro de la empresa, más allá del diseño de productos y servicios, pudieron crear atmósferas y maneras de hacer dentro de la empresa que no tienen por que suponer un enorme desembolso o quebranto operativo si se apuesta primeramente por ser un poco creativo al hacer participes a tus empleados ya que estos responderán con mas “alegría” ante una posible carga temporal en su volumen de obligaciones dentro de la empresa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *