Incentivos: La motivación del trabajo

Hace mucho tiempo, los sistemas de incentivos se basaban en lo que podría llamarse “la zanahoria o el palo.” ¿Sabes de dónde viene esta expresión? Viene de una metáfora y es una traducción literal de inglés “la zanahoria o el palo.”

Hace mucho tiempo, los sistemas de incentivos se basaban en lo que podría llamarse “la zanahoria o el palo.” ¿Sabes de dónde viene esta expresión? Viene de una metáfora y es una traducción literal de inglés “la zanahoria o el palo.” Bueno, para empezar, pídale a un burro que esté frente a ti y trata de moverlo hacia adelante.

Naturalmente, en más de una ocasión ¡se negará a hacerlo! La solución: coge una zanahoria (que es una delicia para estos animales) y átala a un palo. Para hacerlo avanzar, tú tendrás la posibilidad de elegir entre: Poner la zanahoria en su nariz y hacer que se mueva progresivamente para hacer que este intente morder la zanahoria (que es la motivación para el incentivo o la tentación).

Enséñale también el palo al que va atada la zanahoria (palo que representa la amenaza o castigo). En nuestro sistema, “palo y la zanahoria” significa que siempre tenemos todo organizado sobre la base de un supuesto, a saber, que la mejor manera de avanzar, incrementar la productividad y fomentar la excelencia es para recompensar quien haga el bien y castigar al que hace daño. Refleja la idea de que nosotros, los seres humanos, no seriamos fundamentalmente diferentes del burro y para guiarnos en la dirección correcta, sería suficiente para hacernos con una buen zanahoria colgada de un buen garrote.

“Un premio fomenta una actividad, un castigo desalienta”
Sin embargo, las organizaciones se enfrentan y pronto comienzan a entender que la gente tiene otras motivaciones más elevadas que las empresariales y que estas podrían beneficiarse si los directivos lo tuvieran en cuenta. Por lo tanto, algunos empresarios han hecho algunos arreglos en lo que a flexibilidad horaria se refiere. Es decir, los horarios en el lugar de trabajo se han vuelto menos rígidos. La autonomía y la capacidad de progresar en la flexibilidad en la empresa han sido concedidas. Sin embargo, hay investigaciones que muestran que esto todavía no es suficiente.

Hoy en día, nos encontramos con que la motivación intrínseca del placer o de la sensación de ser creativo, trabajando en un proyecto, es el determinante más fuerte y más sostenible. Considera el siguiente ejemplo: cada vez más personas abandonan un trabajo lucrativo para un trabajo de baja remuneración, pero en el que se sienten más valorados y por tanto, mas realizados.

Las personas se movilizan por nuevas fuentes de motivación. Otro ejemplo: Algunas personas pasan horas tratando de dominar un deporte, un instrumento musical o cualquier otra actividad, sin que esto les aporte ningún beneficio material. Estamos lejos de las teorías de Frederick Taylor (gran teórico de la organización del trabajo científico) que dijo:

“El trabajo consiste principalmente en tareas sencillas y no particularmente interesantes. La única manera de conseguir que la gente se motive es animar correctamente y vigilar cuidadosamente”. Mi opinión es que donde hay más motivación intrínseca y pasión, empieza el trabajo. De hecho, el trabajo es hacer todo lo que se nos impone y divertirse. La idea de que el trabajo no puede ser placentera realzada por recompensas y sanciones externas ha pasado.

Trata de animar a un niño a aprender sus lecciones de inglés mediante el pago de la obligación para cada etapa de su aprendizaje completada, y verás que habrá un mayor esfuerzo por su parte a corto plazo, pero te darás cuenta de que él perderá el interés en el mediano plazo. Voy a proponerte varias demostraciones mediante ejemplos concretos en mis próximos artículos.

Pero para entonces, te dejo con este pequeño video que demuestra una buena motivación y la pasión de un hombre en su trabajo. Sin embargo, ¿crees tú que será lo mismo para su hijo o para tus empleados?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *