Liderazgo en una reunión

El liderazgo en una reunión

Las 3 posturas del liderazgo en una reunión

Cuando tenemos una reunión, tendemos a enfrentar al resto del grupo. Esta postura “central” es útil, por supuesto, pero no es la única, ni la más efectiva forma de alcanzar el objetivo de la reunión y aprovechar la riqueza del grupo. Repasemos los casos de uso de las tres posturas del liderazgo en una reunión.

La postura “central”: consumir con moderación

Este es el que adoptamos más naturalmente, ¡normal, ya que somos el anfitrión! Se traduce en posicionamiento si comenzamos una presentación, o incluso nos ponemos de pie.

claramente visible en el espacio de la habitación. Al final de la tabla si no tenemos nada que proyectar en la pantalla.
Es útil para estructurar la reunión. Al principio, para recordar lo que está en juego y el objetivo. Cada vez que emitimos una orden de trabajo. Cuando hacemos síntesis parciales entre dos secuencias. Al final, para tomar el plan de acción.

Esta es, por supuesto, la postura correcta para una presentación. Pero ten cuidado con la duración de estas secuencias didácticas. No solo no explotan la riqueza del grupo, sino que no garantizan el logro de la meta. Si son demasiado largos, la capacidad de atención de los participantes no les permitirá recordar todo de todos modos. Su pasividad durante la presentación no les ayudará a tomar posesión de las acciones que se implementarán después de la reunión.

La postura “al lado”: dar un paso atrás en el proceso

Es particularmente relevante para explotar la riqueza de los participantes. Su conocimiento de una situación, su experiencia técnica o comercial, su rol en la implementación de una solución. Luego nos permite, como facilitador, mantenernos enfocados en el método de trabajo.

Sin participar en los intercambios, podemos invitar a los participantes a tomar medidas en lugar de continuar un debate que da vueltas en círculos. Escribir en lugar de hablar, clasificar diferentes puntos de vista en criterios objetivos en lugar de argumentar en contra de ellos.

Concretamente, esta postura requiere una cierta autodisciplina. Se trata de evitar que trabajemos sobre la sustancia para centrarnos en el proceso de producir el producto de la reunión. La formación de subgrupos puede ayudarnos. Es más fácil mantener una cierta distancia yendo de un grupo a otro que escuchando una conversación completa.
La “siguiente” postura también es muy poderosa para observar cómo funcionan uno o más grupos. Observa cómo van los intercambios, mide el nivel de escucha mutua, la capacidad de actuar o tomar decisiones.

Estas observaciones serán luego enviadas a los participantes en una postura “central”. Entonces podremos destacar los puntos fuertes del grupo (por ejemplo, su compromiso, su creatividad…) y resaltar sus áreas de mejora.
La ventaja es la siguiente: aprovechando la oportunidad de la reunión, anclamos nuevos reflejos del trabajo colectivo, válidos en las reuniones pero también en el campo en el que se centra la misma.

La postura “con”: ¡ni más ni menos!

Cuando tenemos la misma legitimidad que nuestros participantes para hacer nuestra contribución sobre la sustancia, podemos elegir deliberadamente la postura “con”. En este caso, nuestra voz cuenta tanto como la de los demás, ni más ni menos.

Por lo tanto, debemos tener cuidado de dejar que otros se expresen, incluso si tenemos nuestro punto de vista para defender. ¡De la misma manera que esperamos que nuestros colegas nos escuchen!
En la postura “con”, dejamos que el grupo se autorregule, ¡hasta cierto punto, por supuesto! Porque siempre podemos intervenir, como cualquier otro participante, cuando la discusión se salta o el grupo está fuera del tema.

Para encarnar esta postura sin abusar de nuestro papel de facilitador para impulsar nuestras propias ideas, y mantener el liderazgo en una reunión tenemos un interés en movernos físicamente. Unete a un subgrupo de trabajo o siéntate en el círculo de participantes. Esto también facilitará nuestro cambio de postura cuando nos levantemos para tomar un lugar “central” para orquestar la síntesis y pasar a la siguiente secuencia.

Es una alternancia correcta entre estas tres posturas que nos da nuestra legitimidad de reunión y de facilitador … y que le da todo su poder al grupo.

El liderazgo en una reunión
5 (100%) 1 vote

Autor entrada: Francesc Aznar

Soy el fundador de acconsultors.com, francescaznar.com, librosde.net y sabiens.net y en mi tiempo libre, doy formaciones sobre comunicación, habilidades directivas, innovación y presencia online, motivación e Inteligencia emocional. En la actualidad me dedico a la consultoría de empresas en los campos de desarrollo y dirección de proyectos web y habilidades directivas. Desarrollo programas de formación para la mejora de los equipos de trabajo. También realizo sesiones individuales en empresas y a nivel particular.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *