Las finanzas en la empresa

Las finanzas en la empresa

Finanzas en la empresa y evolución de las relaciones financieras

La disciplina de las finanzas, o finanzas de la empresa como se le conocía originalmente, surgió del mismo proceso del origen y la evolución de las relaciones financieras. Se había estado escribiendo y pensando, por supuesto, acerca de la administración financiera por siglos.

Sin embargo, como se ha visto con la teoría de la administración de manera general, el pensamiento acerca de las finanzas en EUA en particular empezó a evolucionar en diferentes direcciones a finales del siglo XIX.

De la literatura financiera podemos ver que, para la década de 1920, habían surgido cuatro temas clave en el estudio de las finanzas corporativas:

a) La necesidad de recursos de capital para financiar la expansión y el crecimiento, y en algunos casos, la supervivencia.
b) La necesidad de administración financiera profesional.
c) La necesidad de un equilibrio entre la administración técnica y financiera.
d) La necesidad de rendición de cuentas y apertura.

Éstos temas de estudio claves se refieren a las finanzas dentro de la organización.

Los cuatros puntos anteriores fueron y son una preocupación importante de escritores de finanzas, así como dentro de las organizaciones. Esto desde la Segunda Guerra Mundial, y actualmente con la Globalización lo siguen siendo.

Otro aspecto a considerar dentro de las organizaciones, fue y continúa siendo la economía, ésta se hizo más científica en la década de 1950, con mayor énfasis en matemáticas, estadísticas y modelos financieros. Dicha tendencia se había estado construyendo por cierto tiempo, por lo menos desde los días de Alfred Marshall a finales del siglo XIX y principios del siglo XX.

Marshall, un matemático educado en Cambridge, aplicó las matemáticas a los problemas económicos y financieros de manera sistemática, y muchos otros lo imitaron.

El economista estadounidense Irving Fisher, usó las matemáticas para intentar modelar los movimientos de la bolsa de valores, aunque sus predicciones a finales de la década de 1920, en el umbral del desastre de Wall Street de 1929, no se mostraron particularmente exactas.

En la misma tradición de usar la ciencia para resolver los problemas que vimos arriba, la nueva disciplina de la economía financiera empezó a surgir y se consideraría dentro de las organizaciones. Como ejemplo de lo anterior, está el modelo de optimización de cartera de Markowitz, que permitía a los inversionistas escoger entre carteras, dependiendo de su propio apetito de riesgo.

El modelo no sólo medía las características de inversiones individuales, sino también el efecto que podía tener el movimiento de otras inversiones en el mismo mercado. Lo anterior significaba en teoría, que supuestos más exactos se podían obtener acerca de futuros movimientos y precios.

Esto lo siguió de cerca la hipótesis de mercados eficientes, desarrollada por Paul Samuelson y otros en la década de 1960, que se remontaba al modelo de “caminata aleatoria”, propuesto originalmente en la década de 1860; afirmaba que los mercados eran procesadores de información y que toda la información disponible se reflejaba en los movimientos de mercado; por otro lado, con el tiempo, era imposible “vencer el mercado” y obtener ganancias por encima del promedio.

La economía financiera como la ciencia de la administración

Un ejemplo más, fue el modelo de valoración de activos financieros, que se desarrolló alrededor de la misma época. Estas dos teorías juntas (el modelo de optimización de cartera Markowitz y el modelo de valoración de activos financieros), conforman la moderna teoría de carteras, la piedra angular de la economía financiera moderna.

Las teorías de valoración de opciones desarrolladas por Fisher Black, Myron Scholes y Robert Merton en la década de 1960, fueron otro importante conjunto de ideas que surgieron de la economía financiera y se consideran dentro de las finanzas de las empresas.

El surgimiento de la economía financiera o “nueva economía” lo desafiaron los defensores de la economía más tradicional y de la más temprana escuela “organizativa” de finanzas corporativas. Las disputas entre las dos escuelas durante la década de 1950 fueron a menudo personales y agrias. A fin de cuentas:

Las enseñanzas de la vieja escuela financiera fueron ignoradas o absorbidas por el emergente movimiento científico de economía financiera moderna.

La economía financiera, como la ciencia de la administración, fracasó en explicar los elementos humanos e irracionales. Como resultado, la disciplina encara un creciente desafío a su importancia, sin embargo, esta sigue siendo considerada dentro de la organización.

4 consejos para controlar adecuadamente las finanzas de su negocio

Money, money, money ♫ cantaba ABBA en 1976. Puedes cantar lo mismo, no porque seas codicioso, sino simplemente porque como empresario sabes la importancia del capital para la sostenibilidad de tu negocio. Es por eso que debes seguir las finanzas de tu negocio. Sí, pero ¿cómo hacerlo?

1 / Usa un tablero

¡El famoso tablero de mandos! Ya lo hemos hablado en alguna ocasión: es la única manera de controlar tu nivel de actividad empresarial, tus finanzas y tus capacidades de inversión. Es efectivo porque puede integrar varias cosas:

facturación
el margen
la tasa de las facturas impagadas
el número de ventas
el número de contactos iniciados
La duración del ciclo de ventas

Hay soluciones que brindan todas las herramientas de administración y monitorización que necesitas para controlar fácilmente tus finanzas.

2 / A pagar

Todo trabajo merece salario. Es por eso que para controlar tus finanzas, también debes controlar las de tus clientes, al menos su capacidad para pagar sus facturas a tiempo. Debes tener control sobre este asunto y debes iniciar todas las acciones necesarias para prevenir y administrar las facturas impagas.

No es necesario llamar a Don Corleone, o participar en una prueba intensiva de maratón, simplemente puedes hacer una llamada amistosa (pero intencional) a tu cliente, visitarlo o hacerlo con más distancia como por ejemplo una carta, es un buen método y no suele ser el menos efectivo: carta de cobro, carta certificada con acuse de recibo, citación, etc.

3 / Confía en tu contable

Tú y tu contable debéis ser como los dos dedos de tu mano cuando se trata de tu contabilidad. Haz reuniones para tratar puntos de interés con cierta regularidad, manténlo informado de tus proyectos, valorad juntos tus objetivos, tus retrasos, y los pequeños problemas financieros. Tus intenciones deben ser tan transparentes para él como sus finanzas o mejor dicho: las finanzas de la empresa, ¡ese es el secreto de una relación saludable y un flujo de efectivo equilibrado y de comunicación!

4 / Seguir y controlar las finanzas de tu empresa, es anticiparse ¡anticipate!

¿Tienes una bola de cristal o un juego de tarot? guárdalos, el futuro no se lee… ¡sino en tus cuentas! controlar tus finanzas también es saber qué vas a hacer con tu dinero. Establece planes financieros para demostrar a tus interlocutores (banqueros, inversores, futuros socios, etc.) que tu empresa tiene ideas para el futuro y seguirá siendo rentable.

Se usa un plan de negocios financieros para construir tu proyecto y tranquilizar a tus empleados, porque es una implementación cuantificada de tu estrategia de negocios: ¡los números nunca mienten!

Las finanzas en la empresa
5 (100%) 2 votes

Deja un comentario