Como enfrentar la vida profesional

A lo largo de nuestro camino de crecimiento, en nuestra vida profesional nos enfrentamos cada vez a nuevas e inesperadas situaciones, a problemas e imprevistos, en definitiva, a retos profesionales que nos hacen crecer y avanzar, pero que también pueden bloquearnos.

Como enfrentar la vida profesional

A lo largo de nuestro camino de crecimiento, en nuestra vida profesional nos enfrentamos cada vez a nuevas e inesperadas situaciones, a problemas e imprevistos, en definitiva, a retos profesionales que nos hacen crecer y avanzar, pero que también pueden bloquearnos.

Afrontar los retos profesionales

Ver las cosas desde una perspectiva positiva puede darte un nuevo aire para enfrentar la vida, frescura en tus ideas y mayor capacidad productiva en el mundo laboral. Si te sientes perdido y no sabes cómo tomar el camino positivo, te presentamos una serie de estrategias para hacerlo sin problema.

Para enfrentarnos a un reto laboral, en primer lugar, es necesario ser muy conscientes de nuestras virtudes y nuestras debilidades. Si tenemos identificadas nuestras fortalezas nos será mucho más fácil echar mano de ellas.

Eliminar los miedos profesionales

No tengas miedo de dejar lo bueno para ir tras lo increíble’, dijo alguna vez John D. Rockefeller. No es necesario estar en un momento de crisis para enfrentarnos a un miedo laboral. En ocasiones el reto es dejar la comodidad, la estabilidad o la rutina.

Para enfrentarte con exito a cualquier reto laboral, debes tener la capacidad para salir de la zona de confort, la curiosidad, el tesón, el “echadopalantismo“, el “no victimismo”, el salir a buscar las oportunidades.

Depende de que mantengas los ojos abiertos, que tengas claro dónde están tus fortalezas, que estés dispuesto a moverte del sofá lo que haga falta.

A veces creemos que como profesionales o directivos no podemos equivocarnos, pensamos que los errores los cometen los principiantes o las personas no preparadas, sin embargo, esto no es así.

Los baches profesionales suelen presentarse en toda nuestra vida laboral y en cada reto profesional al que nos vemos enfrentados el problema no es tenerlos, sino no saber cómo salir de ellos.

Capacidad para afrontar las inseguridades

No es momento de inseguridades, debes dejar a un lado cualquier sentimiento encontrado que te invada y analizar, de manera objetiva, si el problema puede solucionarse. El primer paso es hablar con tu superior, platica a detalle lo ocurrido y asegúrate que entienda lo que ha sucedido.

Si una persona conoce lo que vale y hasta donde es capaz de llegar, no tiene que preocuparse por lo que piensen los demás. Debemos afrontar cualquier reto desde una manera optimista, una visión positiva y pensando que todo irá bien y que conseguirlo solo será cuestión de tiempo.

Quizás podrá costar un poco más, pero solo significa que debes esforzarte más para conseguirlo. Si en un primer momento el destino te dice “no”…. puede ser para que sigas aprendiendo y luchando.

Capacidad para afrontar las inseguridades
Capacidad para afrontar las inseguridades.

Manteniendo la calma en el trabajo

Lo primero que debes tener en cuenta a la hora de lidiar con un conflicto, es que suelen escalar rápidamente una vez que se involucran las emociones. Muchos trabajadores tienen dificultades para verbalizar sus pensamientos y se frustran fácilmente y puede incluso dar lugar a violencia. Antes de enfrentar cualquier disputa, tómate un momento para respirar y tranquilizarte. Ordena tus pensamientos y asegúrate de mantener el buen trato.

A veces nos empeñamos en que hay que cambiar de libro cuando sólo hay que pasar la página. A veces aún podemos aprender y sacar mucho del trabajo que desempeñamos antes de abandonarlo. A veces son las circunstancias, el entorno que acompaña el trabajo lo que nos está erosionando.

Es fácil caer en un círculo vicioso de pensamientos negativos y cuando el miedo a enfrentarse a la vida laboral se convierte en hábito, cuesta cambiarlo. Pero piensa que tú eres más que tu cerebro y puedes intervenir en ese cúmulo de asociaciones negativas, parándote y sustituyendo cada pensamiento negativo por uno positivo, o simplemente dejándolos ir sin aferrarte a ellos. Obsérvarlos desde fuera. Recuerda que tú eres más que un pensamiento o una emoción. Tú mandas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Acepto la Política de privacidad