Los seguros bancarios

Con el término de origen francés banca-seguros se hace referencia a la distribución de seguros a través de entidades bancarias o de crédito, ya que la proximidad de la banca con sus clientes hace a este canal especialmente apto y apetecible para la venta de seguros al cliente final.

Con el término de origen francés banca-seguros se hace referencia a la distribución de seguros a través de entidades bancarias o de crédito, ya que la proximidad de la banca con sus clientes hace a este canal especialmente apto y apetecible para la venta de seguros al cliente final.

Partamos de la base que estos al contar con una extensa red de sucursales y de agentes, y poseer una gran cartera de clientes y una imagen en la mayoría de los casos consolidada ante el público hace que estas instituciones hagan negocio con este tipo de productos.

Como hemos comentado y hay que recalcar este punto en concreto, son muchas las ventajas que ofrece la utilización por las aseguradoras de los canales bancarios para la venta de sus seguros. Por una parte estos, se benefician del nombre comercial de la entidad que los re comercializan y de la credibilidad que presenta de cara al cliente, además de la confianza que pueda llegar a ofrecer la entidad bancaria, que suelen ser generalmente mayores que las que ofrecen las aseguradoras.

Pero la mera distribución de seguros a través de la red comercial de los bancos no es el único aspecto de interés para el negocio bancario, ya que las entidades financieras desde hace unas décadas, conscientes de los potenciales márgenes de crecimiento del sector asegurador y muy especialmente en España, de sus grandes sinergias para la distribución de seguros y, sobre todo, de la posibilidad de dar un servicio financiero global a sus clientes e incrementar la fidelidad de los mismos, desarrollan alianzas estratégicas con entidades aseguradoras o participan directamente en el negocio asegurador controlando o creando ad hoc entidades aseguradoras.

Las malas prácticas bancarias en cuanto a la venta de seguros han hecho correr ríos de tinta en periódicos y revistas. En la web, cientos de miles de artículos y quejas recogen historias, preguntas, protestas, denuncias y consejos, y gran cantidad de bloggers y webs han escrito también sobre el tema. La falta de especialización de los comerciales que venden seguros en los bancos junto a la necesidad de aumentar los ingresos debido a la caída de las operaciones bancarias tradicionales son algunos de los motivos que, según muchos especialistas, agravan la situación.

Seguros vinculados a productos bancarios
Pedir una hipoteca, domiciliar la nómina o tener una tarjeta conlleva, en la mayoría de los casos, contratar un seguro que no siempre es gratuito. Destacar sobre el resto es el objetivo de toda entidad bancaria que se precie. Al igual que cualquier empresa de otro sector, busca fidelizar a sus clientes con una serie de regalos que complementan su oferta comercial. En el caso de bancos, una de las estrategias para hacer de su producto financiero el más llamativo del mercado es ofrecer seguros gratuitos vinculados.

Este fenómeno crece con los años y hoy el consumidor puede encontrarse con multitud de propuestas de este tipo. Pedir una hipoteca, domiciliar la nómina o tener una tarjeta de crédito conlleva, en la mayoría de los casos, contratar un seguro que no siempre es gratuito y cuyas condiciones conviene conocer por parte de la clientela, ya que esta normalmente no suele estar bien informada por parte de los servicios comerciales de su banco.

Cuando se contrata una hipoteca, se adquieren los servicios de una tarjeta de crédito o se domicilia la nómina, es posible suscribir seguros vinculados gratuitos. Pero, ¿están en realidad libres de gastos? Conviene aclarar que el hecho de que el cliente no los pague, no significa que sean gratuitos, sino que los cubre el banco o la caja, puesto que la ley les obliga a ello. En el caso de un seguro de vida, si el titular fallece, el banco no paga la indemnización, sino la aseguradora. Por lo tanto, son seguros que se venden.

Hoy la mayoría de las entidades bancarias, ofrecen a sus clientes seguros asociados a tarjetas de crédito, débito y cheques. Sin embargo hay que aclarar que estas pólizas funcionan como un complemento y no reemplazan en ningún caso a las responsabilidades de las instituciones financieras.

Precaución y cuidado
Cuidado con los seguros bancarios, sobre todo los seguros de vida. Antes de ser obligado a suscribir un seguro de vida en un banco como condición para que le den un préstamo búsquese un buen abogado.

En la mayoría de los casos, esta es una de las prácticas habituales en casi toda la banca española que es el de practicar la venta cruzada (venta de productos que no tienen nada que ver con el que se contrata), en el que de una forma u otra te obligan a contratar una serie de productos si quieres que te autoricen un préstamo de cualquier tipo. Entre estos productos procedentes de esa venta cruzada, que la U.E. quiere prohibir, se encuentran la contratación de todo tipo de seguros, algunos ilegales, planes de pensiones, tarjetas, etc.

Como recomendación final les diré que no debe contratar ningún tipo de seguro (vida, hogar, automóvil, etc.) a través de los bancos, son excesivamente caros, prestan un servicio lamentable y se evitarán muchos problemas. Háganlo directamente con su entidad aseguradora habitual, será en la mayoría de los casos más barato y, podrán decidir con el tiempo si les interesa cambiar a otra empresa aseguradora por precio y condiciones, que si lo hicieran con su banco habitual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *