Pasos para salir del estancamiento

“Sin darme cuenta me desanimé y me di de baja, dejando de participar en reuniones y actividades semanales que agenda el equipo de trabajo, decidiendo con temor tomarme un tiempo”

Hace poco recibí este email de Carmen, una de las seguidoras de mi pagina. La pregunta me pareció tan pertinente, que quiero responderla en este articulo.

Esta es la pregunta:

“Hola, mi intención de escribirte es saber a través de ti, si está en tus posibilidades, puedas guiarme y enseñarme a salir de este letargo y gran bajón que tengo desde hace algunos meses.

Llevo ya pocos años trabajando por mi cuenta representando a una empresa norteamericana ofreciendo planes financieros.

Mis inicios fueron progresivos y en positivo, me enamoré de este proyecto percibiendo el gusto por lo que hacía (relaciones públicas, conocer gente maravillosa, ofrecer un producto en el cual creo, confío y amo) abrió en mí inmensas ganas de aprender y prepararme, a través de talleres y tutoriales ofrecidos por la estructura a la que pertenezco y por mi propia cuenta.

Ya hace un año que baje mi producción en ventas, coincidió con la participación de un diplomado en ventas que me había inyectado ganas y emprendimiento, pero de forma repentina entré en una enorme frustración y desorden asociándolo a asuntos personales, situación crítica país y el no lograr cierres en mis propuestas que ejecuté a varios clientes que me llevarían a cumplir unas metas pautadas por mí para obtener calificaciones y premios.

Sin darme cuenta me desanimé y me di de baja, dejando de participar en reuniones y actividades semanales que agenda el equipo de trabajo, decidiendo con temor tomarme un tiempo y atender asuntos personales que me estaban afectando profundamente.

Por fortuna poco a poco he arreglado problemas a nivel personal, pero me cuesta enormemente retomar mis ganas y ánimo laboral para darle continuidad a la búsqueda de nuevos prospectos y crear agenda.

Me siento estancada.

No se por donde empezar, siento que es un desorden mis materiales o métodos de trabajo. Eso me desmotiva mucho y me saboteo fácilmente. Me cuesta ser disciplinada y llevar un orden de prioridades con mis obligaciones.

 No logro conectarme con el propósito, con la planificación. Siento que cada vez se me hace cuesta arriba conseguir nichos de mercado para crear un nuevo objetivo, ya que la que tenía creada no cubre más el target para los productos que ofrezco. Cada cierto tiempo debo apuntar más alto por la situación limitante de la moneda en el país donde estoy.

No sé como hacer, me preocupa muchísimo no producir y quedarme atrás.

Con toda mi profunda admiración y respeto hacia ti, me despido.”

Quisiera comenzar por lo siguiente: Todos pasamos por esta etapa en todos nuestros proyectos y emprendimientos. Es una etapa natural.

El problema NO eres tú.

El problema es el problema… y podemos atacarlo y solucionarlo.

El problema es el siguiente: No eres una profesional vendiendo productos financieros todavía. Eres una amateur.

Hay artículos en los que explico que en la primera etapa de la sabiduría eres “Inconscientemente Incompetente” y que tu éxito se basa principalmente en la motivación inicial y el entusiasmo.

Llegaste a las metas de tu primer año debido al entusiasmo que te llevó a trabajar duro, aprender rápido y proyectar un futuro prominente.

Luego escribo en ese artículo:

“…y comienzan los errores, los fracasos y las frustraciones…

Nos empezamos a dar cuenta que las cosas no son tan fáciles como creíamos: nuestro blog no está siendo visitado como quisiéramos, no estamos vendiendo nada, nuestro negocio se está viniendo abajo, lograr la habilidad en éste o aquel deporte, instrumento musical, etc. no es tan fácil, inclusive parece imposible.

…y siguen los fracasos… con el tiempo llegamos a la Etapa #2: Conscientemente Incompetente

En este momento ya estamos conscientes de que somos incompetentes. Toda la motivación y entusiasmo son tan sólo un recuerdo.

Este es el momento en que renunciamos.

Frases como: Yo no nací para esto, este negocio ya no funciona, no tengo tiempo, es culpa de esto o aquello, las cosas ahora no son tan fáciles como lo eran antes, etc. son típicas de esta etapa.

La clave para superar esta etapa es estar consciente de que la etapa llegará y que también pasará. El error que cometemos es que nunca prevemos la llegada de esta etapa y pensamos que lo que una vez soñamos ya no es para nosotros…

…Nunca recomiendo tomar decisiones drásticas en esta etapa. No es el mejor momento para renunciar, decidir cambiar de trabajo, comenzar algo nuevo, etc. Es mucho mejor enfocarse en soportar y aprender. Despues de salir de la etapa podrás tomar una mejor decisión.”

Lo primero que noto en tu email es que te encuentras en la Etapa #2. También noto que tomaste varias decisiones incorrectas en ese preciso momento:

“Sin darme cuenta me desanimé y me di de baja, dejando de participar en reuniones y actividades semanales que agenda el equipo de trabajo, decidiendo con temor tomarme un tiempo”

Quisiera exponer otros casos para que puedas ver que existe un paralelismo importante:

“Mi esposa y yo nos casamos muy enamorados. Todos los días llegaba del trabajo con flores o con alguna pequeña sorpresa. Luego siempre hacíamos la cena juntos y nos contábamos los detalles de nuestro día.

Con el tiempo, debido a los problemas naturales de adaptación y las responsabilidades ya no le traía más flores, llegaba cansado y sólo quería cenar rápido e ir a ver mi programa de TV favorito para dormirme…

Ahora siento que no estamos enamorados ya más…”

Otro ejemplo:

“Hace 3 meses comencé a hacer ejercicios en un gimnasio local. Cada día no podía esperar la hora para ponerme mi ropa de hacer ejercicios y hacer mis rutinas. En tan sólo 8 semanas bajé 8 kg de peso.

Empecé a notar que no bajaba de peso ya con tanta rapidez y me ocurrieron unos asuntos personales que no me permitieron ir al gimnasio por dos semanas.

Al volver a ir me sentí muy cansado. ¿Cómo pude haber perdido tanto avance tan rápido?

Eso me desmotivó. He comenzado a comer mal nuevamente y ya no me motiva ir al gimnasio. A lo mejor comienzo la semana que viene.”

El gran problema está en que en los momentos de frustración tomamos la decisión contraria a la que deberíamos. En el momento que tuviste sed, en vez de ir a fuente de agua te fuiste al sol.

En tu email comentas que te involucraste en “talleres y tutoriales ofrecidos por la estructura a la que pertenezco y por mi propia cuenta… participación de un diplomado en ventas que me había inyectado ganas y emprendimiento.”

Cuando te frustraste… te desconectaste de la vid… y te secaste.

Entonces… ¿Qué tengo que hacer ahora para salir de este estancamiento?

1- Re-enamorarte de tu primer amor: Reflexiona en ¿Por qué comenzaste el negocio ese día? ¿Qué te atrapó? Busca visualizar esos pequeños comienzos donde la emoción y la esperanza te llenaron.

2- Re-desarrolla creencia en ti.

3- Re-conéctate con el grupo de formación de la empresa en la cuál trabajas. Asiste a las reuniones. Busca entre ellos un coach o grupo con el que puedas compartir información.

4- Convéncete (o confía) de que la etapa #2 “Conscientemente Incompetente” va a pasar y en la etapa #3 todo va a ser ganancia.

5- Define cuál es la actividad que pone todo el proceso en acción y hazla diariamente. (Normalmente en los negocios de ventas esta actividad tiene que ver con hacer llamadas para concertar citas. Si cierras citas diariamente, tu negocio nunca se detendrá)

Recuerda que las barreras, los fracasos y las caídas son los ingredientes que te da la vida para construir una historia inspiradora ¡Adelante Carmen!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *