La toma de decisiones en la empresa

Los ocho pasos del proceso de toma de decisiones de la empresa

Para la toma de decisiones, se debe tener toda la información sobre cada una de las alternativas y conocer las consecuencias que cada una de ellas podría tener en relación con los objetivos definidos. Utilizando los datos recogidos como materia prima, un tratamiento correcto de la información permite discernir mejor la acción que debe aplicarse.

El proceso de elección entre las diferentes posibilidades para llevar a cabo acciones relativas a cualquier función administrativa puede segmentarse en ocho etapas:

Identificación de un problema

El primer paso antes de la toma de decisiones es detectar la existencia de una diferencia entre el estado real de la situación y el estado deseado.

Esta divergencia o problema presiona al administrador para que actúe, por ejemplo, debido a las políticas de la organización, los plazos, las crisis financieras, las evaluaciones futuras de los empleados, etc. Para que la situación se considere problemática, el administrador debe tener la autoridad, el dinero, la información y todos los recursos necesarios para actuar. De lo contrario, las expectativas no son realistas.

Identificación de criterios para la toma de decisiones

Identificar las reglas o métodos que serán importantes para resolver el problema. Cada individuo que toma decisiones tiene una serie de criterios para guiarlo a este respecto. Es importante conocer los criterios que se tendrán en cuenta y cuáles serán omitidos, ya que éstos no tendrán importancia para la persona que toma la decisión.

La asignación de una ponderación a los criterios

Se trata de dar las prioridades correctas a los criterios seleccionados en el paso anterior, ya que no tendrán la misma importancia al tomar decisiones finales. Por lo general, existe un criterio preferencial, siendo los otros ponderados a veces por comparación entre ellos y por evaluación con el criterio preferencial.

El desarrollo de alternativas

Consiste en poder obtener y presentar todas las alternativas posibles para resolver el problema correctamente.

Análisis de alternativas

El tomador de decisiones debe considerar cuidadosamente las alternativas que se han propuesto. Los puntos fuertes y débiles de cada uno deben ser claramente demostrados, después de la comparación con los criterios seleccionados y clasificados en la segunda y tercera etapas. Aunque algunas evaluaciones son bastante objetivas, la mayoría de ellas son subjetivas debido a juicios de valor.

La elección de una alternativa

Cuando todas las posibilidades han sido definidas y presentadas y luego evaluadas por el tomador de decisiones de acuerdo con los criterios definidos y priorizados, debe elegirse una única alternativa: la mejor entre las presentadas siguiendo el procedimiento establecido.

La aplicación de la alternativa

Una vez hecha la elección, la aplicación de la decisión elegida es de vital importancia. Para aplicar esta decisión, debe comunicarse primero a los interesados ​​y obtener su compromiso con ella. Esto es más fácil si las personas responsables de hacer cumplir la decisión están involucradas en el proceso. Estas decisiones se aplican mediante una planificación, organización y dirección eficaces.

Evaluación de la efectividad de la decisión

Finalmente, es necesario evaluar el resultado obtenido tras la decisión adoptada y la solución adoptada, y verificar si el problema ha sido corregido. Si persiste, será necesario analizar las fases previas para encontrar la equivocada y tomar una nueva decisión sobre la decisión inicial: bien renunciar a ella por completo o modificarla de una de las etapas anteriores.

La toma de decisiones en la empresa
5 (100%) 1 vote

Deja un comentario