Headhunters ¿son amigos o enemigos?

Los Headhunters rastrean el mercado para realizar los fichajes de trabajadores de alto nivel que demandan las empresas que solicitan sus servicios. El primer encargo que debe ejecutar un caza talentos es identificar de forma adecuada qué es lo que busca la empresa que solicita sus servicios.

Los Headhunters rastrean el mercado para realizar los fichajes de trabajadores de alto nivel que demandan las empresas que solicitan sus servicios. El primer encargo que debe ejecutar un caza talentos es identificar de forma adecuada qué es lo que busca la empresa que solicita sus servicios.

A partir de ahí se realiza un filtro con requisitos determinados, como pueden ser el dominio de inglés, los años de experiencia o la disponibilidad para cambiar de residencia entre otros. Ellos son los que estudian, localizan, evalúan, presentan a los finalistas, les hacen un seguimiento y finalmente, eligen… Cuando hablamos de todas estas tareas, estamos aludiendo a un perfil profesional muy concreto: el de los ‘Headhunters’ o Caza talentos.

Tras esta fase, y como hemos comentado anteriormente el headhunter deberá preparar un perfil del puesto que contenga criterios, factores y competencias, sobre los cuáles será valorado cada uno de los candidatos que quiera optar a la oferta de trabajo.

Después de elaborar el perfil, este profesional se dedicará a localizar a los candidatos que mejor encajen en el ‘retrato robot’ que se ha construido. Para ello, el headhunter acudirá a los ficheros que incluyen los currículos de los mejores profesionales.

Un headhunter debe tener aptitud para comprender qué necesita el cliente o la empresa que lo contrata. Por regla general son personas muy pacientes y organizadas en el proceso de búsqueda. Hay perfiles que son muy complicados de encontrar, y por eso el headhunter debe saber esperar hasta encontrar a la persona idónea, además de crearse y generar una base de datos con los candidatos potenciales.

Uno de los rasgos que suele caracterizar a un headhunter es la capacidad de ‘seducción’: El caza talentos debe saber ‘conquistar’ al candidato, convencerlo de que puede crecer profesionalmente dejando el puesto que ocupa en una determinada compañía para irse a otra. Además, también tiene que saber ‘vender’ al candidato elegido a la empresa que ha contratado sus servicios.

Caza de políticos

A la pregunta, sobre por qué los políticos son los ‘grandes cazados’, comentar que depende de la persona, muchos tienen un pasado con éxito fuera de la política. Cabe señalar también que la agenda de relaciones que maneja un político es uno de los puntos fuertes de estos por lo que se les demanda desde las grandes empresas a este sector en parte por esta agenda importante de contactos.

Redes sociales

Ser bueno trabajando y activando las ‘redes sociales’ de los diferentes sectores profesionales. Para captar a nuevos talentos, los Headhunters deben ampliar lo máximo posible su posible portafolio de candidatos. Por ese motivo, cuando entreviste a un profesional que pueda cumplir con el perfil que busca la empresa, intentará que ese candidato le dé el nombre de compañeros para así tener aún más contactos.

Los profesionales no tienen fecha de caducidad. Permanecen en la órbita de los caza talentos hasta que fallecen o si manifiestan su deseo explícito de no formar parte de la base de datos. Es decir: mientras que la persona haya autorizado a través del formulario de la Ley de Protección de Datos a conservar su información, estará en nuestra base de candidatos, señalan algunos consultores.

Doble desafío doble éxito

Caracterizados por recorrer la jungla empresarial de un país en concreto hasta encontrar el profesional que mejor se ajusta a las necesidades de un negocio, los caza talentos están hoy a cargo de seleccionar los cargos directivos más importantes. Para un headhunter cubrir una posición jerárquica en una compañía no es cosa fácil. Sobre todo porque la gente ideal es aquella que por regla general ya se encuentra trabajando siempre y en una muy buena situación laboral y, precisamente, no busca empleo. Entonces el desafío resulta doble.

Los caza talentos tiene como reto entonces la selección del mejor candidato y es una tarea compleja y delicada que requiere de consultores profesionales, con profundo conocimiento del ámbito directivo, gran experiencia, discreción y eficacia.

El mercado

En el caso de la alta dirección, “estamos hablando de primera división, de que los salarios de estos talentos pueden rondar los 300.000 euros. Es decir, no hay mucha gente en el mercado que pueda llegar a cobrar este tipo de sueldos”, cuentan algunos profesionales. En estos casos, la agenda y los contactos multiplican su valor, por ello los políticos suelen estar en el punto de mira.

LinkedIn

La mayor parte de los Headhunters que utilizan esta red tienen un sistema de avisos, a través de palabras clave, y cuando un perfil les encaja, se ponen en contacto contigo a través de un correo electrónico. En esta primera toma de contacto se explica el tipo de trabajo, pero normalmente no te dicen la remuneración ni la empresa para la que trabajarías.

El siguiente paso es una llamada de teléfono, en inglés, en el caso de un amigo mio, me comenta que la primera vez sorprende. Posteriormente, llega el momento de las preguntas y, si les gustas, comienza el tanteo: “¿En cuánto estás?”.

Desarrolladores de negocio

Los perfiles clásicos de profesionales se han ampliado a nuevos roles, y las empresas buscan y demandan son figuras de desarrollo de negocio, es decir: responsables de relaciones laborales o líderes del sector para la internacionalización de empresas.

La capacidad de relación y negociación se unen a las competencias más reclamadas para absorber la capacidad del mercado, junto a la iniciativa, la flexibilidad y la movilidad para ocupar un nuevo cargo dentro de un gabinete consejo de administración o empresa.

Por ello, los asesores comparten la idea de que recurren antes a aquellos que cuentan con dobles licenciaturas y grados, puesto que se entiende mejor al cliente si además de que el candidato pueda tener una licenciatura en Derecho también se ha estudiado una carrera como Dirección de Empresas o se tiene una buena formación en Marketing.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *