TOMA DE DECISIONES

Filtros de percepción en directivos

8 Sep , 2014  

La realidad de la diversidad percibida por managers o directivos,  no tiene existencia independiente. Es el resultado de un desarrollo interno que se proyecta hacia el exterior a través de sus filtros de la percepción. (Concepto derivado de la programación neurolingüística (PNL).) ¿Hemos dicho “filtros de percepción”? La Programación Neuro-Lingüística (PNL) y la teoría de la Gestalt han demostrado que:

– Esto se debe a que proyectamos sobre las formas del mundo conocido situaciones para que podamos entenderlo. Percibir es reconocer una forma.

– Tendemos a ver lo que esperamos. Reconocemos lo que ya sabemos. Validamos nuestras ideas constantemente.

– Tendemos a percibir lo que nuestra educación, nuestra cultura nos ha preparado para ver, y estamos constantemente leyendo nuestro medio  en relación con nuestros intereses y nuestros objetivos del momento presente.

Por lo tanto, los directivos, se enfrentan o tratan a un colaborador de manera muy diferente, cada gerente, director, manager, en resumen: cada directivo posee una serie de características que son diferentes para cada uno:  Estos tienen su propio par de gafas “abstractas” y son personales.

Directivos, aquí hay algunas cosas para dominar estos sesgos cognitivos naturales:

Se consciente de los filtros

1) Considerar la vida como una sucesión de innovaciones: un evento (y colaborador) cambian todo el tiempo. Un gerente se encontrará después de varios años con un colaborador con el que ha trabajado. A este le sorprenderá  no encontrar el “mismo” colaborador: las relaciones son normalmente, más difíciles que antes. Cada segundo es un nuevo evento. Si me encuentro con alguien hoy, es un evento. Si me encuentro con él mañana es un nuevo evento. Si lo veo en diez años seguirá siendo un nuevo evento.

2) Ten en cuenta las nociones de identificación y “Similitudes / diferencias”: puede haber mas similitudes que diferencias en estos nuevos juegos. El problema es que a menudo preferimos similitudes y no siempre buscamos las diferencias.

Estas proporcionan un filtro a través del cual vamos a seleccionar la información que es consistente con los datos previamente almacenados. El riesgo es que nos pueden llevar a adoptar una actitud que hará que los demás vean un comportamiento esperado: la profecía autocumplida o efecto Pigmalión.

Si, cuando el gerente o directivo se reúne con un colaborador, él simplemente dice, “Él tiene 50 años! “O” que tiene 25 años! “O” no está motivado “o” no se ve muy en forma “, significa que el etiquetado lo estará para siempre. Cada vez que el directivo ve a este empleado, este buscará las mejores posibles similitudes con la etiqueta que se le atribuye. El hábito y la automatización hacen que no le demos más que el descenso de la observación. En nuestro papel como gestores debemos luchar en contra de este “movimiento natural” y regularmente revisar nuestras creencias mediante la comparación de las características de la realidad:

Entiende y acepta que cada uno de nosotros percibe la misma situación de manera diferente.

Sabiendo que las personas no son conscientes de este fenómeno. De repente, todo el mundo está convencido de que su visión de la realidad es la realidad y que es la misma para todos y si ese no es el caso, es que los demás tienen problemas.

Abraza el hecho de que nuestros comportamientos proceden directamente de una representación subjetiva de la realidad. Si tenemos un punto de vista equivocado, entonces vamos a desarrollar un comportamiento de mala adaptación. Sólo si sólo tenemos una manera de pensar, una demasiado estrecha (sólo un punto de vista), sólo tenemos un tipo de comportamiento para nosotros mismos.

La zona de riesgo es: que si el directivo  tiene a su disposición un tipo de comportamiento disponible, se hace manipulable, previsible e ineficaz. Así que tienes que estar alerta a partir de tus propias representaciones de la realidad, y variar.

Limpia tus filtros de percepción

El directivo tiene la más amplia gama de comportamientos a su disposición y la capacidad de utilizar uno que le sea más apropiado para cada situación a una respuesta más adecuada. Es más flexible y por lo tanto más eficaz.

Para reducir la brecha entre la realidad y lo que ves, haz lo siguiente:

1) Tener en cuenta que tienes acceso a las situaciones a través del prisma de tus percepciones.

El hecho de que percibas algo no da acceso automático a la verdad sobre un asunto en concreto.

Detecta con filtros y mecanismos, las situaciones que influyen, limitan y distorsionan la información que recoges.

2) Identifica las distorsiones sistemáticas generadas por tus filtros y mecanismos.

3) Corregir consecuentemente estas percepciones.

Distinguir los hechos observables, interpretaciones de estos (inferencias) hechos y los juicios de valor (declaraciones de evaluación).

Se lo más cercano posible al nivel de observación: describir, cuantificar, personificar y aclarar.

Evita “catalogar” a tus empleados para identificarte con ellos.

Buena limpieza!

, ,



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *