SEO o no SEO, esa es la cuestión

En los últimos años hay varias cuestiones que me plantean más a menudo de lo habitual: ¿qué es SEO? ¿Para qué sirve? ¿En mi empresa se debe hacer SEO? ¿Cómo se hace SEO? ¿En qué consisten las prácticas SEO?

En los últimos años hay varias cuestiones que me plantean más a menudo de lo habitual: ¿qué es SEO? ¿Para qué sirve? ¿En mi empresa se debe hacer SEO? ¿Cómo se hace SEO? ¿En qué consisten las prácticas SEO?

Vamos paso a paso, en primer lugar la definición de SEO es: Search Engine Optimization, es decir, la optimización web en los motores de búsqueda tales como Google, Yahoo, Bing, Yandex, Baidú, Seznam… Que significa que tu web sea encontrada fácilmente en los buscadores. Normalmente todos desearemos que se encuentre entre los primeros puestos cuando un internauta busque una palabra relacionada con lo que ofrecemos en nuestra web.

Esta palabra, o su conjunto, son las palabras clave o keywords que tanto peso han tenido hasta no hace mucho en el posicionamiento web. Con ellas se definían cómo se identificaba una web (junto a otros parámetros) para ser encontrada por un internauta. Hoy en día y con los sucesivos cambios realizados en el algoritmo de Google, las palabras clave han perdido su peso en lo que se refiere a la meta etiqueta ‘keyword’.

Sin embargo, es imprescindible que en las empresas se haga el ejercicio del estudio de cuáles son aquellos 3 o 4 términos con los que se identifica y define tanto el servicio como el producto que da luz a la web a posicionar.

Sí, pero realmente, ¿qué es SEO? me dicen algunos de mis clientes. Estimado lector, a lo largo de las siguientes publicaciones pretendo desgranar los misterios (que no son pocos) de esta práctica cada vez más empleada, analizada y estudiada en todo el mundo. Así como el método a seguir y el estudio de sus principales consecuencias.

Para poder comprender más profundamente este término, me tomo la libertad de ampliar su definición a: SEO es, además de lo anterior, un conjunto de prácticas a ejecutar con constancia y previa investigación, para que una web aparezca en un puesto determinado cuando un internauta realiza la búsqueda de una palabra clave.

Esta serie de prácticas dependen de los motores de búsqueda: de cómo están configurados, cuál es su algoritmo, los principales cambios que van integrando en sus robots de indexación (todos los buscadores funcionan con unos robots, también llamados arañas, cuya misión es rastrear las web e indexar el nuevo contenido) para mejorar la funcionalidad de la herramienta, de la actividad de la web y del uso que se realiza de la información que contiene.

Esto significa que existen una serie de parámetros conocidos y otros totalmente desconocidos, guardados bajo llave en las casas de los principales buscadores, que llevan a los expertos SEO a realizar prácticas White Hat (prácticas que garantizan la seguridad online, la forma ética de realizar esta práctica de posicionamiento) en: Google, Yahoo y Bing.

A lo largo de las siguientes publicaciones ampliaré la información sobre cuáles son esas prácticas y parámetros, así como el método más adecuado para posicionar, de forma orgánica (SEO), una web. Como, por ejemplo, la gestión y selección de los enlaces que apuntan a nuestra web, cómo indexar correctamente una web a un buscador, las características que deberá tener el servidor en el que se aloja la web para facilitar el SEO, cómo elegir las mejores palabras clave con las que posicionarnos y un largo etcétera.

Pero antes de todo, hablemos de cifras. Es importante conocer el entorno en el que te moverás a partir de ahora:

–          El buscador más utilizado en España es Google con un 99% de cuota de mercado y son 17 millones de españoles los que navegan diariamente desde sus ordenadores.

–          España es el décimo país en tiempo pasado online

–          El 5,5% de los internautas europeos, donde los menores de 35 años acumulan casi el 50% del tiempo pasado en internet.

Por otro lado, el imparable auge de las nuevas tecnologías nos trae una ilimitada batería de dispositivos con acceso a internet, basados en la movilidad y fácil acceso a los contenidos multimedia: recientemente llega a nuestro país el 4G, la revolución en la velocidad de navegación.

Desde hace unos años y cada vez más, se accede al contenido en internet desde distintos dispositivos (generación multipantalla) y España es el país líder en uso de smartphones. El número de usuarios de las tabletas ha crecido un 70% y el consumo del vídeo en dispositivos móviles un 164% en un solo año alcanzando los 9,3 millones de usuarios.

Con el acceso a un internet más inteligente, la madurez de las redes sociales: en España Facebook es la más utilizada, seguida de Tuenti, Twitter y Linked In.

Las oportunidades que ofrece ocupar los primeros puestos en las pantallas de tu público objetivo son ilimitadas y, como puedes ver, cada vez hay más soportes en los que estar presente.

Con el panorama TIC actual, ya no vale aquella frase que solíamos oír: ‘si no estás en internet, no existes’. Esto ya se da por hecho y ningún empresario puede permitirse no ser una de las primeras opciones en los resultados de Google.

SEO o no SEO… esa es la cuestión que no te puedes cuestionar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *