GESTIÓN

Objetivos del marketing en la empresa

12 Ene , 2016  

Los objetivos en la empresa a la hora de implementar el plan de marketing son una actividad que todo emprendedor o directivo debe conocer porque ofrece importantes herramientas estratégicas de negocio y herramientas operacionales la cuales deben ser incorporadas a la gestión de la organización.

Los objetivos nos permitirán la cuantificación y valoración real de los aspectos clave del negocio y el establecimiento de indicadores de control. Podríamos decir que los objetivos serán la respuesta a alguna de las preguntas más importantes que se plantea la empresa, como por ejemplo:

¿Qué quiero conseguir como empresa? ¿Cómo quiero ser valorado por mis clientes? ¿Qué producto quiero tener? ¿Qué aporta mi producto al cliente? Los objetivos claves del negocio, quedan valorados y cuantificados en los objetivos, y estos tienen que dar respuesta a las cuestiones que anteriormente nos hemos planteado.

Entre tanta estrategia, medios y herramientas nuevas y viejas, olvidamos los verdaderos objetivos del marketing. Y esto muchas veces nos hace desviarnos del camino, del objetivo… caemos en la trampa de buscar novedad, creatividad, fama o reconocimiento y nos olvidamos del porqué de lo que estamos haciendo.

Es indudable que el desarrollo de internet es exponencial, la creación de nuevas herramientas de comunicación social a través de este canal está haciendo evolucionar  las formas en que comercializamos servicios y productos; la forma en que el mercado se comunica e informa, sin embargo, los conceptos básicos del marketing no han cambiado.

Por tanto lo que queremos como empresa, seria tan basico como lo siguiente:

Incrementar ventas

Uno de los objetivos más importantes de nuestra empresa es conducir el negocio e incrementar las ventas. Todos los esfuerzos de nuestro plan de marketing deben ir enfocados a la necesidad de un buen retorno sobre la inversión, esto significa que el incremento de las ventas tiene que exceder significativamente el coste del marketing que apliquemos, y este tiene que ser específico.

Por tanto, tendremos que captar a nuestros clientes, aquí la clave está en seducir emocionalmente a nuestro publico objetivo. La mayor parte de la publicidad que vemos en los medios masivos responde a este objetivo.

Mejorar la percepción de nuestro producto en el mercado

Uno de los puntos fuertes de nuestro plan de marketing tiene que estar centrado en revivir, mejorar y fomentar el interés en nuestro producto o servicio que ha estado en el mercado por un tiempo, o bien sea un producto nuevo del qué las personas tienen actitudes duraderas.

La meta en este paso es clara: Fidelizar aquí la clave está en satisfacer. Está generalmente aceptado el hecho de que cuesta hasta cinco veces menos fidelizar a un cliente que captar uno nuevo. Lo cierto es que las acciones de fidelización tienen una justificación económica muy clara. Estaremos de acuerdo en que la mejor herramienta de fidelización consiste en superar constantemente las expectativas de nuestros clientes.

Establecerse en la industria

Nuestra empresa como es lógico y, a menos que entremos en el mercado con algo realmente relevante y nuevo, encontraremos extremadamente difícil el ser oído sobre el ruido en un mercado atestado y con un público objetivo distraído por muchos estímulos.

Así que deberemos posicionar nuestro producto o servicio, y en ocasiones deberemos comunicar sin la intención directa de vender, sino de posicionar nuestra marca en la mente de nuestro público objetivo, asociándola a unos valores compartidos y estableciendo un vínculo emocional con ellos.

Las metas globales en una organización, juegan un importante papel en el éxito de cualquier empresa. No solo proporcionan la base para la selección de los recursos, sino que guían la formulación de los planes de largo alcance y corto alcance, de las políticas y de los procedimientos. Estos objetivos anteriormente descritos deben ser perfectamente conocidos por nuestro responsable de marketing para poder encajar sus propios objetivos dentro de aquéllos que son de un rango superior.

Estos objetivos que muy posiblemente se hayan elaborado con planes de uno a tres años operan a partir del plan que hayamos planificado a un año. Conviene formular objetivos a largo plazo (5 a 10 años) y a corto plazo (1 año). Aún si no cuenta con un plan a largo plazo, el ejercicio de escribir objetivos a largo plazo lo obligará a concentrarse en el futuro y a considerar la consecuencia a largo plazo de los objetivos a corto plazo de las estrategias y de la ejecución.

Finalizado el análisis y fijado los objetivos del Plan a nivel de la corporación o de las unidades de negocio, es necesario desarrollar la Estrategia Funcional de Marketing, caracterizada por ser preferentemente descentralizada a nivel de unidad de negocio y por la naturaleza externa de su desarrollo. La esencia de la función es entender las necesidades del consumidor, potenciar nuevas necesidades y monitorizar su comportamiento.

El proceso de Evaluación

Como ya se ha descrito, el proceso consiste en tomar datos de ventas y de actitud hacia el producto antes, durante y después de la ejecución del Plan de Marketing, comparando los datos previos con los datos durante la ejecución se tendrá una medida de la eficacia a corto plazo. Comparando los datos durante la ejecución con los datos posteriores se valorará si las medidas tomadas alteran el comportamiento del consumidor. Finalmente, comparando los datos previos con los datos posteriores se conocerá la eficacia a largo plazo.

Por consiguiente, haber realizado un plan de marketing nos permite en todo momento tener una meta definida en un plazo definido. estableciendo las etapas, los objetivos parciales y totales, además de los recursos necesarios. Esto nos permite saber cómo medir el éxito de nuestro plan. Todos estos puntos nos harán ser más y mejor conocedores de nuestra empresa, de su estado de salud y de su posición en el mercado, haciéndonos conscientes de la realidad de la misma.

Los resultados de estas acciones los comprobaremos con las KPIs. y de su estudio veremos si es eficaz nuestro trabajo o no. De modo que si no ves avances en tu negocio revisa lo que estás haciendo, tus objetivos, tu estrategia y tus acciones. Comprueba que todo está alineado y que es coherente y se puede lograr y medir. Finalmente analiza los datos y encuentra qué es lo que te está frenando y resuélvelo.

, , ,



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *