Marketing para ociosos o descuidados

Debemos saber y tener más o menos claro que, para que una marca o empresa genere algún tipo de rendimiento económico, hay que tener como mínimo algún tipo de estrategia planificada. Es decir: planificar el trabajo que vamos a realizar en las redes sociales en las cuales queramos tener visibilidad.

Debemos saber y tener más o menos claro que, para que una marca o empresa genere algún tipo de rendimiento económico, hay que tener como mínimo algún tipo de estrategia planificada. Es decir: planificar el trabajo que vamos a realizar en las redes sociales en las cuales queramos tener visibilidad.

Es de vital importancia, el hecho de cumplir escrupulosamente con el trabajo previamente planificado, independientemente del tipo de red social que elijamos. Este tipo de descuidos en el marketing en las redes sociales no debería existir.

Entrar en las redes sociales, sin ningún tipo de estrategia, planificación o estudio previo, produce como resultado: Incrédulos empresariales de las redes sociales. Especialmente si lo hacemos como empresa.

al no haber resultados, se produce una aversión irremediable a este medio, que en la mayoría de veces cuesta mucho de poder superarse. Ciertamente detrás de cualquier estrategia en este sentido, debe como mínimo algún resultado.

Si una empresa destina algún tipo de presupuesto en redes sociales, confiando en unos posibles resultados, aunque estos sean pequeños y, estos no llegan es porque algo se está haciendo mal. Debemos entender que el marketing digital y, más concretamente el marketing en redes sociales, en ningún caso una obra de beneficencia.

Si cualquier empresa invierte recursos económicos, su tiempo y personal bien sea externo o de la propia empresa, siempre, siempre se tiene que esperar algún tipo de resultado. Ciertamente un mínimo de conocimientos en marketing sería necesario para desempeñar con ciertas garantías un proyecto en redes sociales o social media.

Hay que como mínimo estudiar a toda la empresa, el sector económico en el que desarrolla esta su actividad, la competencia y, por supuesto analizar las fortalezas y debilidades de nuestra empresa con un análisis DAFO. Todo ello antes de tocar ni siquiera una tecla de nuestros ordenadores.

Plan de contenidos diarios

Inicialmente deberemos contar con un plan de contenidos diario, semanal y mensual. Clarificar el tipo de contenidos que vamos a poner en práctica. También tendremos que elegir aquella red o redes sociales en las que queremos estar presentes.

Una vez que tengamos planificadas todas estas acciones, las tendremos que poner en practica con total fidelidad sobre un guion previamente establecido. Ciertamente, por el camino se irán generando interacciones con los usuarios. Estas interacciones, en ningún momento deberán dejarse al descuido.

Entendemos que la reputación de nuestra empresa un una muy concreta, buena o mala. A partir de ahí deberemos cuidar de manera exquisita nuestra reputación online para que de esta manera vayamos generando valor añadido. Buscaremos finalmente generar en la colectividad de nuestro sector económico y empresarial un pequeño rincón en el que nuestra empresa esté presente.

Sin prisas

Primero de manera testimonial, pero deberemos aplicarnos a fondo para que generemos fidelidad entre nuestros seguidores y lectores. De esta manera y, con posterioridad obtendremos el esperado consumo de nuestros productos y/o servicios por parte de nuestros clientes.

Deberemos tener a nuestra disposición las herramientas necesarias para monitorizar los datos que se vayan generando de nuestra estancia en redes sociales. Los datos que analizaremos deberán ser tanto los negativos como los positivos, así de esta manera calcularemos el ROI (Return of investment o, retorno de la inversión).

Soy de la opinión de que jamás hay que facturar a un cliente pongamos por caso 500€ si los beneficios ROI ascienden a tan solo 10€. Sencillamente no salen los números. Estaremos todos de acuerdo en que un proyecto de este tipo no suele presentar resultados económicamente rentables a corto plazo, si no que estos únicamente llegan a base de constancia y trabajo diario.

Estaremos mínimamente de acuerdo en que este tipo de marketing no va a funcionar si lo trabajamos a ratos perdidos. No es barato, ya que, aunque lo implementemos nosotros mismos, hacemos uso de nuestro tiempo libre o profesional, y como todos sabemos el tiempo es dinero y, por consiguiente, dinero nuestro o de la empresa.

El otro marketing, el marketing para chapuceros y ociosos o descuidados, sería como dejar el proyecto en manos del vecino del lado, ese que maneja ordenadores. Siempre con buenas intenciones, pero, desgraciadamente sin resultados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *