Las empresas de hoy y las redes sociales

Contar con una buena base de datos, el poder impactar con tus mensajes a miles de usuarios y disfrutar de un canal de comunicación bidireccional, son algunos de los puntos más importantes de tener presencia digital hoy en día. Pero, pese a la creencia de muchos, no todas las redes sociales funcionan de igual forma para todas las empresas, y el motivo es simple: el público objetivo.

Contar con una buena base de datos, el poder impactar con tus mensajes a miles de usuarios y disfrutar de un canal de comunicación bidireccional, son algunos de los puntos más importantes de tener presencia digital hoy en día. Pero, pese a la creencia de muchos, no todas las redes sociales funcionan de igual forma para todas las empresas, y el motivo es simple: el público objetivo.

Hoy en día, en el mundo de los negocios, el uso de las redes sociales es una cita obligada para interactuar con los clientes. Los usuarios de las redes sociales están bajo una constante influencia y ésta es un factor clave en las decisiones de compra del consumidor.

La creación de una red social empresarial puede ser una buena idea, siempre y cuando los colaboradores se adhieran a ésta. También, debe ser muy claro desde el principio sobre lo que espera de una red social empresarial. Algunos utilizan las redes sociales empresariales para difundir informaciones empresariales o como un buzón de sugerencias en la empresa. Otros las verán como un medio excelente de gestión y una fuente de trabajo en equipo proponiéndoles a sus colaboradores enviar el estado de avance de sus expedientes respectivos en modo de estado.

Sin embargo, eso no significa que las empresas no deban desarrollar e imponer unas directrices formales sobre el uso y el abuso de las redes sociales. Pero el interés de estas directrices no debería ser intentar controlar el comportamiento de los empleados en las redes sociales, sino canalizar su uso hacia una dirección positiva y creativa que pueda benefi ciar tanto a las empresas como a sus empleados. No hay marcha atrás en lo que respecta a los social media. La clave es descubrir qué valor tienen para la organización y aceptar su utilización productiva.

Sin duda una de las funciones más importantes de las redes sociales es la posibilidad de obtener la opinión directa e inmediata del seguidor, ya que para éste se trata de una forma fácil y rápida de contactar con la empresa. Los propios botones de interacción suponen una respuesta inmediata a nuestras publicaciones, y podremos saber si son interesantes para nuestra comunidad gracias a los comentarios, “Me Gusta”, retuits y veces que se compartan. Además la multitud de herramientas de medición disponibles en la actualidad nos permitirán conocer mejor a los integrantes de nuestra comunidad dada la gran cantidad de datos demográficos que podemos obtener con ellas.

Existen numerosas investigaciones que aseguran que los anuncios realizados por determinadas empresas en las redes sociales, generaron un notable incremento económico, mejoras, beneficios y lo más importante, el reconocimiento, la divulgación y la publicidad. Actualmente la mayoría de las personas posee, aunque sea, una cuenta en alguna red social, y las empresas recurren a aquellas que poseen mayor popularidad para aprovechar la oportunidad de tener mayor difusión de su mensaje.

Las redes sociales son la clave para las PYMES que tienen la esperanza de fortalecer sus relaciones con los clientes de una forma atractiva. Pero hay tantas plataformas sociales que puede resultar tedioso y abrumador mantener la presencia en cada una. La mejor alternativa es estar y participar activamente en las Redes Sociales que puedan ayudar más a tu empresa. ¿Y cuáles son las mejores o mas interesantes?

Twitter y Facebook son las redes sociales más utilizadas por las empresas con un nivel de adopción similar cercano. Redes sociales mucho menos masivas como Instagram o Pinterest ya superan mas del 30% en grado de adopción en las empresas en España.

Algunas recomendaciones para actuar en las redes sociales son las siguientes:

• Centrarse en crear relaciones comerciales y personales, no en vender: la clave principal de estas redes es justamente la socialización, comunicarse y relacionarse con las personas.

• Proporcionar contenido de calidad y con valor añadido: en las redes sociales se puede compartir mucha información acerca del sector donde se engloba la empresa y, especialmente, el know how y conocimientos originales que ésta pueda aportar.

• Buscar contactos de calidad: conviene expandir de forma progresiva y constante la red de contactos. Sin embargo, convendrá también tratar de identificar a aquellas personas que sean verdaderamente importantes para la empresa.

• Ser auténtico y original: es imprescindible que la empresa se muestre tal cual es, sin pretender aparentar otra cosa. Se debe fomentar la transparencia y la credibilidad ha­cia los clientes, contactos y colaboradores.

• Centrarse en la cuestión de «Cómo puedo servirle»: la mayoría de las empresas buscan en Internet lugares donde poner sus anuncios.

Al igual que tú estás hablando de tu negocio y tratando de atraer nuevos potenciales clientes, tu competencia está llevando a cabo la misma táctica. Entonces, si eres lo suficientemente inteligente como para saber escuchar, además de utilizar algún tipo de herramienta de análisis de la competencia, podrás conocer detalles sobre lo que están haciendo marcas o negocios similares al tuyo.

Sin duda la estrategia que mejor resultado tiene entre los consumidores es el trato personalizado, concreto y casi inmediato. Con la sincronización de Internet es importante ejercer al honestidad, la transparencia y en caso de una crisis de reputación aplicar una estrategia coherente.

Las redes sociales hacen que millones de personas se conecten a través de internet cada vez más. La Web se torna humana, la información ya no se distribuye unidireccionalmente y las conexiones se multiplican. En las redes sociales se conversa y se forman las opiniones de consumidores y usuarios. Todo esto hace que las empresas que quieren estar cerca de sus clientes busquen estar allí.

Para finalizar, un consejo: No cometas el error de intentar interactuar con sus potenciales clientes desde un perfil de usuario independientemente de la red social que uses pero en especial con el nombre de tu tienda. Ya que no solo algunas personas lo considerarán una intromisión y reaccionarán en contra, sino que te arriesgas a que el perfil sea borrado por infringir las normas de uso de la compañía a la que estés ligado. Recuerda que una de las máximas de estar en las redes sociales es la honestidad y reconocer los errores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *