La ciberseguridad

En la actualidad, un término ampliamente utilizado es “ciberseguridad”, que puede asociarse con otras palabras como ciberespacio, ciberamenazas, cibercriminales u otros conceptos compuestos.

Ciberseguridad

La seguridad informática o de computo

En la actualidad, un término ampliamente utilizado es “ciberseguridad”, que puede asociarse con otras palabras como ciberespacio, ciberamenazas, cibercriminales u otros conceptos compuestos. Aunque se tiene una percepción general sobre lo que representa, en ocasiones puede utilizarse como sinónimo de seguridad de la información, seguridad informática o seguridad en cómputo -pero esta idea no es del todo correcta.

El tráfico de información

Los ciberdelincuentes trafican con información en las redes del mercado negro. Algunas se mueven con cierta comodidad en el llamado Internet oscuro, como el sistema de navegación Tor, que permite moverse sin que la IP sea identificada. El bitcóin es la moneda elegida para las transacciones, porque permite realizar los pagos y es convertible en cualquier lugar del mundo. En cualquier caso, como diria algún profesional del medio a los ciberdelincuentes: “Al final hay que sacar el dinero de algún sitio y se acaba dejando un rastro”.
La ciberseguridad es el conjunto de herramientas, políticas, conceptos de seguridad, salvaguardas de seguridad, directrices, métodos de gestión de riesgos, acciones, formación, prácticas idóneas, seguros y tecnologías que pueden utilizarse para proteger los activos de la organización y los usuarios en el ciberentorno.
Es decir: define todos los conceptos que rigen la seguridad a través de Internet. Datos personales, información bancaria, claves, compras online… La cantidad de información que circula por Internet es enorme. Y los riegos se hacen patentes cada día con mayor riesgos para la persona de a pie, pero también para las empresas, las instituciones e incluso los países. El ciberentorno es cada día más grande, y precisamente la ciberseguridad debe garantizar la seguridad de nuestros “movimientos” en la red.

El «Internet de las cosas» en el punto de mira

Desde hace tiempo, los objetos electrónicos más diversos viven su particular mutación. Lo han conseguido gracias a Internet. Gracias a conectarse a la red, ya sea por ethernet o vía wifi, han conseguido ofrecer nuevas posibilidades al respecto. Métodos para controlarlos a distancia, posibilidad de «hablar» con otros dispositivos para intercambiar datos, sistemas de programación más personal. Todo ello ya es posible.
Sin embargo, y aunque pudiera parecer lo contrario, ningún aparato está exento de sufrir un ataque en el momento en el que está conectado a Internet. Así de simple, así de claro y así de peligroso. Cada día, se incorpora más y más tecnología a nuestra vida cotidiana. Se estima que esta nueva tendencia tecnológica seguirá siendo un foco de noticias basadas en el hecho de que los dispositivos son inseguros.
Es la guerra…
Si su empresa utiliza Internet, es vulnerable ante los ciberataques. ¿Está preparada su organización para enfrentarse a las ciberamenazas? ¿Ha considerado qué activos pueden ser vulnerables? ¿Sabe cuál puede ser el coste de un ataque que tenga éxito? ¿Ha planificado cuál sería la respuesta de su empresa a un ataque?

La revolución digital

Ha aportado inmensos beneficios en innovación y crecimiento, pero la gran dependencia que muchos modelos de negocio tienen con respecto a Internet los expone a nuevas amenazas. Los activos que antes estaban físicamente protegidos, ahora están disponibles en la red; los canales de clientes son vulnerables a interrupciones de funcionamiento y los delincuentes tienen nuevas oportunidades para robar y cometer fraude. Las barreras que protegen de los delitos informáticos son débiles, los métodos son cada vez más sofisticados y los riesgos de ser detectados o capturados se consideran mínimos.

Deja un comentario