GESTIÓN

Historia de las TIC momentos clave

13 May , 2015  

Hace unos días, leyendo un articulo o viendo un documental (no lo recuerdo bien), de como la tecnología nos ha cambiado la vida, me vino a la cabeza una conferencia a la que asistí hace muchos años y, que también estaba relacionada con el tema en cuestión.

Aunque supongo que es una de esas cosas que se recuerdan siempre, y que en términos vitales hace un montón de años (más de veinte), en realidad, si hablamos en términos históricos, hace lo que decimos cuatro días.

La convocatoria, en Barcelona, la hacía alguna asociación de comerciantes, y aunque no lo recuerdo exactamente, el título era algo así como “aplicación de las nuevas tecnologías en el comercio”.

Como decía, fue poco antes del año 1985, y las “nuevas tecnologías” no tenían nada que ver con las actuales tecnologías en las que (como siempre critico y alabo a partes iguales), seguimos nombrando “nuevas”.

Entonces (hoy, 30 años atrás) se había puesto en marcha el UNIVAC, el primer ordenador para usos no militares, que funcionaba a base de tubos de vacío (las válvulas de las teles antiguas, ¿recordáis?), Pesaba más de 7.000 kilos y era capaz de hacer 100.000 sumas sucesivas de números de 10 dígitos en un segundo.

Esto eran 30 años antes, pero en aquellos momentos, los primeros años 80, en que ya algunos predicaban las virtudes de las TIC y la necesidad de irse acercando a ellas, ¿como era entonces la situación de las nuevas tecnologías?

De entrada, cada marca importante (IBM, NCR, Nixdorf, AEG…, varias de las cuales han desaparecido) tenían su propio sistema operativo y sus propios periféricos. Es decir, no sólo un programa que funcionaba en un ordenador NCR no funcionaba en un IBM, sino que la impresora o el monitor que funcionaba en uno de los ordenadores era absolutamente diferente e incompatible a lo que necesitaba el otro.

De todos modos, esto no era algo que preocupara demasiado a la gran mayoría de la población, porque la gran mayoría de todos nosotros en esa época sencillamente o desconocía la informática (no era mi caso), o la veía como una cuestión de ciencia ficción o la veía como una cuestión más bien juegos (existían los primeros Atari, por ejemplo…  ¡Que tiempooos!).

La gran revolución se gestaba, porque en aquellos comienzos de los años 80 iban surgiendo los PC de IBM (a partir de los procesadores 8086 y 8088 de Intel) y el Windows, que nació como una simple interfaz gráfica del MS-DOS de Microsoft , así como el rudimento real de lo que ahora es Internet (si lees alguna historia de Internet encontrarás referencias en fechas tan remotas como 1969, pero el uso, la finalidad y el alcance de las redes existentes en aquellas épocas poco tenían que ver con lo que conocemos a día de hoy como Internet).

Pero lo más caliente de todo estaba todavía en la cazuela: por un lado, los equipos más potentes tenían menos potencia que la que ahora encontramos en un triste teléfono móvil de 20 euros y, por el otro, incluso las soluciones más populares eran prohibitivas.

Por ejemplo, un ordenador XT de IBM, con una pantalla white-papel (sí, sí, mucho mejor que sus antecesoras de fósforo verde, ¿las recuerdas?), Una “rapidísima y silenciosa” impresora matricial de 9 agujas (“que lujazo”), con un programa de gestión integrada (un programita para llevar la contabilidad, la facturación y un muy sencillo control de almacén) costaban alrededor de ¡1.200.000 pesetas más IVA! en los años 80, no todo el mundo disponía de un kilo y medio para comprar un ordenadorcito “pelado” de estas características, ¿verdad?

No es que no haya querido mencionar Apple o Linux (o Unix), pero creo que tendrás que convenir conmigo en que, otras cuestiones aparte, la popularización de las TIC se han dado mucho más de la mano de Microsoft (y de IBM y de Intel); y este es un hecho que, sin que haya sido causado por la filantropía, sin duda, hay que reconocerle al “Tito” Gates.

En fin, que todo ha cambiado un montón, y eso me ha inspirado para hacer una de mis reflexiones a ninguna parte, así que aquí os dejo, espero que os pueda resultar interesante el artículo. Si deseáis echar un vistazo a la historia reciente de las TIC o, sencillamente, como yo, poneros nostálgicos cuando pensáis en ella, buscad en la red, hay miles de historias realmente interesantes sobre los inicios de las “Nuevas tecnologías”.

Un abrazo.

,



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *