Coworking: escenarios y opciones

Hoy en día, es un hecho totalmente constatable que, son tiempos cambiantes especialmente a la hora de organizarse en el trabajo. Existen a día de hoy algunas alternativas bastantes interesantes frente a la oficina tradicional. Una de ellas es la que representan los entornos de…

Hoy en día, es un hecho totalmente constatable que, son tiempos cambiantes especialmente a la hora de organizarse en el trabajo. Existen a día de hoy algunas alternativas bastantes interesantes frente a la oficina tradicional. Una de ellas es la que representan los entornos de trabajo conjunto, estos no son otros que los espacios de “coworking”. Es decir, son lugares de trabajo abiertos en los que existe una mayor colaboración entre los profesionales y empresas

¿Este tipo de espacios son útiles? Enumeraremos estos tres supuestos:

Pequeñas empresas o “microempresas”: en los lugares de trabajo en los que puede haber de dos a tres trabajadores, podría y suele ser una opción más que interesante para evitar de esta manera cerrar puertas a posibles colaboraciones por parte de personas o entidades externas a la misma.

Esta modalidad ahorraría costes como por ejemplo el alquiler de un local dedicado en exclusiva para el negocio, sea del tipo que sea. A día de hoy ya hay muchas localidades en las que se está estableciendo este tipo de “viveros de empresas”, que dicho sea de paso, hace que se abran para estas grandes posibilidades para por ejemplo la colaboración para nuevos proyectos o colaboraciones de más o menos duración. Todo ello gracias a esta modalidad que, repito se está extendiendo como la espuma estos últimos años.

El gran salto al exterior

Hemos estado hablando con anterioridad, de las grandes oportunidades que se abren a estas empresas, en cuanto a colaboraciones se refiere. Una de ellas es el salto al exterior, es decir internacionalizar la empresa. Es un secreto a voces que aliarse con alguna empresa que nos ayude con su presencia en el exterior, puede reducir drásticamente los costes que asumidos en solitario tendrían un desembolso a nivel de emprendedor más que prohibitivo.

Por tanto, contar en nuestro “vivero de empresas” con la ayuda de empresas afines a la nuestra y con idénticas ganas de proyectarse hacia el exterior, para de esta manera expandirse como una empresa en el extranjero, es una idea de lo más apasionante.

Trabajadores autónomos y profesionales freelance

Para este tipo de trabajadores independientes o teletrabajadores, no hay nada más sencillo que caer en el aislamiento, que dicho sea de paso puede provocar el que se tengan verdaderas dificultades para que esta empresa o microempresa aproveche convenientemente su jornada laboral.

Es por ello que este tipo de espacios en los que los trabajadores y empresas comparten un mismo lugar de trabajo, puedan mantener cierto orden en lo que a sus vidas se refiere, especialmente en lo tocante a la vida familiar, separando claramente y en orden la parte profesional y personal.

Además de ser una opción más económica, también tenemos que tener en cuenta que, las posibilidades de abrir nuevas iniciativas, actividades, colaboraciones y, por tanto la red de contactos en el sector en el que se mueve la empresa, se multiplican exponencialmente.

El planteamiento inicial de este tipo de espacios debería ser el siguiente: generar un buen programa de actividades y de encuentros para que, de esta manera se puedan potenciar colaboraciones entre distintos “coworkers” y, como no: ofrecer precios más competitivos que harán que su oferta sea más atractiva para el cliente final.

En las grandes ciudades el crecimiento de este tipo de servicios profesionales para empresas y trabajadores autónomos o freelancers está en auge ya que, partiendo de la base de que en esta época de crisis (porque para vuestra información, aun seguimos estando en crisis), se está intensificando el ingenio y por consiguiente la actividad emprendedora, por diferentes motivos.

En cualquier caso, lo que sí está claro es que, una forma de entender el trabajo a nivel tanto de empresa como a nivel profesional, hace que este tipo de colaboraciones que puedan surgir de un acercamiento puntual o a largo plazo sea más cercana y sencilla gracias al “coworking” y más en concreto a los viveros de empresas.

Deja un comentario