Gestión de riesgos

GESTIÓN

Asesoría patrimonial y gestión de riesgos

9 Jul , 2017  

En todo lo concerniente a la asesoría patrimonial y la gestión de riesgos, el cliente debe ser beneficiario de un buen consejo profesional. Me gustaría reflexionar sobre el más que importantísimo papel que juegan los asesores y gestores de patrimonios, ya que estos pueden y deberían ser parte activa a la hora de minimizar los riesgos a los que puedan incurrir sus clientes.

Primeramente debo dejar claro, que nada más lejos de mi intención seria el pretender saber más que nadie en este asunto que tratare a continuación, y mucho menos dar lecciones a quien no corresponde, porque todos somos conocedores de los problemas e inconvenientes que han sufrido las personas que han efectuado inversiones en preferentes y otros productos financieros.

Estamos hablando de una serie de pérdidas sufridas por clientes que, en muchos casos, han corrido un riesgo en sus inversiones difíciles de cuantificar, medir y asumir por su parte. Cuando estamos hablando de clientes que han tenido estas importantes pérdidas en “preferentes”, no solo nos referimos a este término sino a fondos de inversión, “productos estructurados” y productos financieros directa o indirectamente relacionados con la banca.

Hemos de tener en cuenta que, muchos de estos inversores de los cuales no vamos a tratar ni a comentar el tipo de perfil de riesgo que presentaban a la hora de contratar este tipo de productos financieros, han sufrido y sufren importantes pérdidas mientras que muchas de estas entidades financieras o similares, han traducido sus pérdidas a tan solo unos pocos puntos porcentuales y, en una menor rentabilidad en sus resultados.

Para ellos, los clientes que habían confiado en el asesoramiento de sus gestores y asesores con toda la confianza del mundo, debido en muchos casos a una amistad en el trato de muchos años, ha representado unas pérdidas económicas y patrimoniales realmente importantes.

Debemos entender entonces, que la labor por parte de los asesores y/o gestores es de una importancia y prioridad realmente fuera de toda duda, especialmente en ese campo.

¿Qué riesgos asume el inversor?

Básicamente estos se hallan concentrados o en concentración en torno a la figura del asesor o gestor y el depositario de la inversión.

La entidad o entidades

Normalmente los que suelen estar ligados a este tipo de actividades propias de este tipo de establecimientos, como puede ser la custodia de valores, o la gestión de tesorería del cliente entre otros servicios. O la contratación de activos o depósitos, es aconsejable que tanto la asesoría o gestoría como los depositarios, pertenezcan a grupos empresariales diferentes, especialmente por seguridad de uno, ya que de ser así el grado de seguridad en las operaciones será mayor por parte del inversor.

La asesoría

Es imprescindible, por no decir que es importantísimo todo lo que tenga que ver con las actuaciones por parte de la asesoría o gestoría tanto si estas pertenecen al mismo grupo financiero o empresarial o no, pero estas deberían entender que sería altamente recomendable evitar por su parte conflictos de intereses que podrían producirse a la hora de efectuar una asesoría o gestión al cliente final.

Por tanto sería deseable evitar la rotación excesiva de los activos para que no se beneficie el bróker de turno, la utilización de productos de terceros y, sobre todo ser especialmente transparente a la hora de informar de todo lo relacionado con los gastos y comisiones de la asesoría o gestión a efectuar al cliente.

Estos normalmente tendrían que ser los puntos a tener muy en cuenta, y en los que debería incidir especialmente cualquier asesor o gestor para con su cliente, para que dicho sea de paso este defienda con total garantía los intereses de este.

No nos debemos olvidar en ningún momento que el gran riesgo que corre el asesor o gestor es el que se deriva del grado de acierto a la hora de aconsejar y efectuar recomendaciones a la clientela que contrata sus servicios, en cualquier caso, es y tendrá que ser en última instancia el cliente el principal beneficiario de la buena actuación por parte de su asesor que dicho sea de paso este deberá actuar con especial honestidad y, como no con la máxima profesionalidad.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *